Toda una vida dedicada a cultivar sonrisas

0

Armando Carías, dramaturgo, promotor cultural y periodista es, sin lugar a dudas, uno de los teatreros infantiles más resaltantes en Venezuela. Reconocido por su importante papel como fundador de destacados grupos de teatro infantil. Su obra supuso un antes y un después en la producción teatral en todos sus niveles de interpretación.

Con 46 años de trayectoria ha sobresalido como actor, director y escritor de grandes obras en la dramaturgia nacional. Comenzó su carrera en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela (UCV), espacio que lo acogió no solo como estudiante sino también como encargado del teatro universitario, hecho que lo impulsó a disfrutar del viaje en el maravilloso mundo de las artes para la infancia.

Director fundador de importantes agrupaciones teatrales como Los Carricitos, espacio para la contemplación en donde niñas, niños y jóvenes llevaban su arte a distintos escenarios nacionales. Del mismo modo, jugó un papel importante dentro del grupo El Chichón, en donde estuvo por 28 años como un artista integral, cumpliendo labores en actuación, dirección y en escritura.

“Este año el grupo El Chichón cumplió 42 años de fundado. Estuve allí durante 28 años hasta que me tocó jubilarme. Siempre digo que es un hijo que ya camina y sigue sus propios pasos. El Chichón tiene un lema y es ‘Duro y a la cabeza’, que representa una forma de ilustrar ese tipo de teatro, que se hizo durante muchos años un teatro combativo, crítico y que se dirigía a la mente de los espectadores con obras que tenían mensajes contundentes y nada complacientes con ciertos valores capitalistas”.

El teatro, el periodismo, la literatura y demás formas de expresión forman parte de la magia. “Me considero esencialmente un comunicador para la infancia que utiliza diversos recursos y lenguajes para desarrollar su trabajo creativo. Todas estas áreas, como ser humano, me permiten comunicar y expresar ideas al mundo de la infancia”. Su loable labor en la escritura y en las artes escénicas lo hizo merecedor de grandes reconocimientos, entre los que destacan: el Premio Nacional de Periodismo; el Premio Municipal de Dramaturgia Infantil Aquiles Nazoa; y el Premio Municipal de Literatura Luis Britto García.

CALOR HUMANO

En el teatro se muestran distintos tipos de representaciones que relatan historias mediante la actuación, discursos, gestos y sonidos. Es un arte exclusivamente de contacto humano.

“Como artistas, nuestra herramienta principal son los sentimientos, y en el caso del teatro infantil con mucha más razón todavía. Cuando el niño o la niña presencia una obra de teatro o un espectáculo, en el fondo lo que están deseando es ser abrazados y queridos por un artista que se conecta con ellos desde la emotividad, porque el arte es la expresión de lo humano”, expresó Carías.

Actualmente fomenta las artes escénicas con el grupo Comunicalle, agrupación dedicada a crear sueños y conciencias a través del teatro comunitario, y con las calles como escenario.

CIUDAD CCS / NAILET ROJAS