Pucheros interinos

0

Los pucheros preceden al llanto o al chillido, todo depende del emperramiento del mingón que estés cargando. Trump calificó a su interino de “niño débil”. Ha de ser por eso que el aludido no ha podido terminar el capítulo que Bolton dedica en su libro a Venezuela. Cada página lo pone a hacer pucheros y  así no se puede leer. Las líneas donde lo hacen jurar extrema fidelidad a EEUU “¡y a nadie más!” son lacrimógenas. También cuando se quería quedar en Bogotá después del fracaso de la “ayuda sí o sí” y Pence le ordenó regresar y dar la cara. Allí volvió a pucherear. No piense que el libro  es sentimental, pero si de usted dijeran lo que dice Bolton del autoproclamado, también lo leería gimoteando, no se crea. Hay libros que dan hipo.

Earle Herrera