Elecciones

0

¡Vote ahora y pague después! El peo en que estamos metidos no tiene nombre ni apellido. Es una vaina que uno no sabe para dónde coger. Ocurre que el compañero Omar –pozo de la muerte– Barboza dice que no hay que votar porque estamos en dictadura y queremos elecciones libres. Una pendejada. Si estuviéramos en dictadura nadie votaba un carajo, así que esa vaina no cuaja. También es verdad que el G4 –gatos cuatro– nos tiene arrechos con esa vaina y por lo visto son muy pocos, porque nos dijeron que al compañero Bernabé lo tienen loco pidiéndole ser diputados por todos los estados del país, hasta por el estado de emergencia quieren ser diputados, así que parece que todo el mundo quiere votar en estas elecciones donde ya subieron la oferta, antes eran 167 diputados y ahora el nuevo CNE dijo que serán 277, agarren que el ciego tiene. Es decir, que es mucho el que se está anotando y anda preguntando por allí: «¿Te llamaron? ¿Qué sabes tú?». Bernabé dijo que en AD el único que no quiere ser diputado es Espoleta Allup.

Y las elecciones parece que son un gran negocio porque ahora se sabe, gracias al diario El Tiempo Pasa, de Colombia, que el compañero Oswaldo Cisneros ofreció para la campaña electoral de Iván –comprador de votos– Duque, 300 millones de dólares, una pendejada, el interino anda llorando porque no pudo cobrar parte de esos reales, pero se conforma con los dólares que se ha metido hasta ahora. Quien también quiere meterse en ese peo es El Tigre Eduardo, y propone una tarjeta única para ganar las elecciones, y así, y solo así, volvería al rancho grande. También Enrique Ochoa Antich anda desesperado porque la gente vote, porque votando se gana y con la abstención gana la dictadura. Así dice mientras se anota a diputado por alguna parte. La vaina se pone buena. Y ni siquiera las sanciones de la Unión Eurotrumpera le meten miedo a los candidatos: «A mí que me sancionen, pero que me nombren candidato», le dijo uno a Bernabé, quien anda con una sonrisa de yo vendí al contado.

Y quien no sabe en qué palo ahorcarse es Pablo –dólares–Medina. Todo el mundo lo vio con Jaime –Violencia– Bailey en su programa pidiendo dólares para crear un ejército y arrancar a invadir a Venezuela, y ahora lo vieron lanzándose, no como candidato a diputado, sino en una piscina y diciendo que lo hacía por Venezuela, es decir, nada. La locademia de la oposición está cogiendo impulso, porque son muchos los llamados para ser diputados en esta elección y serán pocos los escogidos. También el dueño de la Feria de la Alegría, es decir, del Mazo, dijo que las listas del PSUV se están elaborando. Y se puso lindo el Caney, desde ese día hay un gentío corriendo y llamando por teléfono: “… y no te olvides que yo soy tu amigo y tú conoces a más de uno en el partido que me puede proponer por cualquier estado, no importa, yo me sacrifico. Y ojalá los  gobernadores chavistas no pongan a sus esposas primeras en las listas como la vez pasada».

El papá de Margot recibió una llamada y comenzó a decir: «Carajo, pero si las elecciones son en diciembre y tú me estás llamando para que vote por ti, ¡qué bolas tienes tú! Claro, amigo, yo entiendo que quieres asegurar mi voto, pero ¿qué me aseguras tú a mí? Ok, chao contigo, que me están llamando otros compañeros”. Y apagó el teléfono y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió ese coñazo tan fuerte que el vecino gritó: “No  te eligieron candidato a  diputado, gran carajo”.

-Acércate más, más y más… –me canta Margot.

Roberto Malaver