FISIOENACCIÓN | Wushu: deporte milenario y de disciplina en el tatami

0

Wushu es un término que proviene del chino tradicional que significa “arte marcial” y era utilizado en la antigüedad para referirse a cualquier disciplina de combate practicada en la región de China. En la actualidad es un deporte que recopila todos los estilos de lucha tradicionales para realizar eventos competitivos y exhibiciones deportivas.

Debido a la formación de las primeras civilizaciones en la nación asiática y la llegada de sus guerras, las técnicas para su práctica ameritaban la utilización de armas y la aplicación de pruebas de fuerza por medio de otras artes marciales como el Judo y el Jiu-jitsu. Debido a esto las artes marciales combinaron filosofía y espiritualidad, creando así una unión entre técnicas de combate y salud mental.

El Wushu moderno comprende dos disciplinas: el Taolu y el Sanda, el primero referido a movimientos coreografiados según ciertas reglas, que encarnan la connotación filosófica de ataque y defensa de la tradición china, siendo así un deporte de exhibición, mientras que el Sanda, va orientado hacia el combate, utilizando técnicas de puño, pateos, proyecciones, técnicas defensivas y elementos de lucha libre.

Entre el equipamiento protector se necesitan guantes de boxeo, protector de cabeza, espinillera y protector de copa, además se usan armas tanto cortas como largas (cuchillos, espadas doble filo, garrotes entre otras). El uso de las mismas dependerá de la filosofía, grado de dificultad y técnica propia de la disciplina.

Como en cualquier deporte es importante tener una buena condición física pero la disciplina y la filosofía que lo caracterizan hacen que su requisito más importante sea de carácter psicológico ya que la concentración y el esfuerzo son vitales para ejecutar de manera correcta las técnicas.

La inclusión de rutinas libres en este deporte ha hecho que aumente la cantidad de lesiones, pero existe la controversia de que esos requisitos de dificultad ayudan al progreso del deporte y mejoran la calidad física del atleta. Las lesiones más frecuentes apuntan a los músculos, ligamentos o tendones, produciendo contusiones, esguinces y en casos luxaciones y/o fracturas, su tratamiento requiere reposo, hielo y abordaje médico/terapéutico.

Ciudad Ccs/Ydalmys Bravo