Cuba impulsa la cultura del autoabastecimiento con la agricultura urbana

0

En la Habana, Ángel Hernández, en el patio de su casa de un céntrico barrio consiguió una verdadera fuente de alimentos para su familia y vecinos.

En un centenar de metros cuadrados, Hernández, un ex militar de 74 años, cultiva con esmero tomates, frijoles, plátanos, maíz, limones, vegetales y varias frutas, con los que dice garantiza el 60 por ciento de la alimentación de la familia.

El agricultor responde al llamado gubernamental de producir sus propios alimentos, en cualquier espacio de las áreas urbanas, incluidos patios y balcones.

«Esto no será una solución grande a largo plazo, pero sí es una gran ayuda que mitiga y al mismo tiempo ayuda al país a sobrevivir», aseguró a Xinhua mientras trabajaba en uno de sus canteros improvisados con botellas vacías.

Cuba importa cada año unos 2.000 millones de dólares en alimentos, además de suministros agrícolas como fertilizantes y alimento animal, una factura que las autoridades insisten puede ser reducida de manera sensible con la producción local.

Hernández, junto a su hija Tamara, quien es dirigente de una organización barrial, no venden su producción sino que las utilizan en el autoconsumo y regala el resto a los vecinos.

«Siempre convocamos a todos nuestros vecinos a que se sumen a esta tarea, que tengan en sus patios, por muy difíciles que sean, algunas plantas que podamos cosechar», recalcó una mujer de 50 años y madre de tres hijos.

A su vez, comentó que hace unos días reunieron a todos los líderes de la zona para mostrarles el éxito del proyecto agroalimentario de la familia, y entregaron semillas y ofrecieron asesoría técnica a aquellos que se animen a crear su área de autoconsumo.

La isla posee desde el año 1997 un Programa Nacional de Agricultura urbana, suburbana y familiar que dirige el Ministerio de la Agricultura (Minagri).

Ese novedoso programa incluye el empleo del humus de lombriz para mejorar los suelos y el uso de bioplaguicidas para reemplazar las importaciones.

El recrudecimiento del bloqueo que desde hace más de medio siglo mantiene el Gobierno de Estados Unidos contra la isla, y que redujo drásticamente las importaciones cubanas, ha obligado a potenciar de nuevo ese programa que en la actualidad tiene en producción más de 6.500 hectáreas.

El Minagri prevé recuperar para fines de este año más de 8.300 hectáreas y llegar a más de 10.000 en 2025 y a unas 11.200 en 2030.

El titular del Minagri, Gustavo Rodríguez, resaltó en un programa de televisión que como parte de las nuevas medidas de enfrentamiento al covid-19, el país fomentará e impulsará aún más la agricultura urbana, suburbana y familiar.

Hernández, desde su pequeña parcela está convencido de que la isla puede disminuir la dependencia alimentaria del exterior, pero asegura que es necesario trabajar duro para crear una cultura del autoabastecimiento.