AL DERECHO Y AL REVÉS | ¿Eliminación de viejos?

Domingo Alberto Rangel

0

Los males que afectan a nuestra sociedad están a la vista del observador menos metiche… sin embargo no se ven.

Por ejemplo: Sólo tras 2 décadas de terribles, costosas y estúpidas pugnas entre venezolanos, como si se tratase de una lucha a muerte, casos que sólo se han visto en guerras donde el componente religioso, racial, lingüístico y nacional están presentes… es que parte del universo comunicador y sobre todo la ciudadanía, cae en cuenta que la polarización política, extrema añadiría yo, es un mal peor que la pandemia.

Digamos que ese “descubrimiento” de un mal siempre empobrecedor como es la polarización realmente es un paso hacia la normalización y la paz que tanto se anhela.

Sin embargo la polarización es y ha sido exclusión de unos a favor de otros… y la nuestra tiene sub productos tan letales como el árbol raíz.

Males que tampoco se ven aunque están a la vista.

Uno de estos sub productos malignos de la polarización, afecta al sector que desde las curules de la Asamblea Nacional y a contrapelo de Constitución, leyes y sentido común… se ha declarado dueño de todos los otros poderes… sin haber sido legitimado por una elección.

No pienso criticar lo que desde el año pasado alerté y me negué a refrendar… sería aburrir al lector… llover sobre mojado.

Pero me referiré a una exclusión que está a la vista de todos y que fue señalada por Humberto Calderón Berti cuando, carta mediante y conversaciones telefónicas, explicó las “razones” por las cuales el autoproclamado del año pasado se negó a atenderle… aún cuando lo había nombrado “embajador” –sin funciones y atributos diría yo- en Bogotá.

Por esas mismas “razones” –en realidad una sola-… el diputado interino, acaparador de todos los poderes, eficaz en ninguno, designó en sustitución de Calderón, petrolero de profesión y larga experiencia… a un muchachón inexperto, que con el petróleo sólo se había relacionado cuando cargaba de gasolina su vehículo… o cuando se reúne con empresarios del ramo y enseguida les muestra “la empuñadura del sable”.

Fue asunto de edad”, se queja amargamente el “embajador” renunciante… porque en el entorno del interino y a contrapelo de lo estipulado en la CRBV… sacan de juego a quienes tienen más de 40 años.

Si tuvieran razón uno diría… ¡Maravilloso!

Pero no es cierto y no puede ser… la realidad los mata.

A raíz de los fracasos que viene acumulando el diputado autojuramentado en el 2019… y de los escamoteos del dinero de la ayuda humanitaria… de las andanzas por los bares de mala muerte en Cúcuta… y la pésima administración de haberes nuestros como CITGO y MONOMEROS… se podría decir que a esa generación hay que ponerla en cuarentena.

Pero tampoco es así… Venezuela tiene hombres de negocios, creadores y ministros jóvenes que no han dado pie a tan malos comentarios.

Pero también entre integrantes de las generaciones mayores hay ejemplos que pueden ayudar a levantar nuestro país sometido a la ruina que significan 2 décadas de enfrentamientos polarizados.

Como tampoco pretendo exculpar a mi generación por ser responsable del final estrepitoso del Puntofijismo a final del siglo pasado… reseño otros casos ajenos incluso a nuestro país.

En mi generación… a pesar del vano sifrinaje en que a veces caemos… hay gente capaz… algunos laboran en el exterior… otros viven entre nosotros… y muchos son patriotas.

Pero evitando celos y mal entendidos… pongo de relieve un extranjero que llegó a una edad donde otros están jubilados o en el cementerio.

Me refiero a Henry Kissinger… personaje que a sus 98 años acaba de escribir el análisis más certero sobre los efectos de la pandemia en USA. Una condena a Trump a pesar de que Kissinger es republicano.

Análisis brillante de quien a pesar de haber derrocado a Salvador Allende… siendo Secretario de Estado de USA… para sorpresa del mundo hace medio siglo viajó sin avisar a la China de Mao Tse Tung… con el presidente yanqui Nixon y allí entre todos se cimentó el deshielo entre occidente y el gigante amarillo.

Cuando pase por las oficinas de mi ciudad… o por la A.N. que se ha de elegir en diciembre… espero ver una mezcla de caras jóvenes… y otras no tanto… todos somos necesarios.

Domingo Alberto Rangel