Biblia y respirador

0

Los fascistas de Bolivia llegaron al palacio presidencial biblia en mano. Primero irrumpió el oligarca Camacho Vaca y luego la autoproclamada “presidenta”. En pocos meses, hicieron obscenidades administrativas con el libro sagrado. La dictadura de Añez adquirió con sobreprecio y comisiones nada santas los respiradores para las víctimas del coronavirus. A la oligarquía boliviana le importa un bledo que los pacientes se queden sin respirar en medio de la pandemia. Vieron en la covid-19 la oportunidad para aumentar sus riquezas. El mundo los recuerda en el Palacio Quemado con la biblia en alto, jurando en nombre de Dios. El pueblo de Tupac Catarí, el Mariscal Sucre y Evo Morales bajan en tropel de las cordilleras. Vienen por su aire.

Earle Herrera