Ordenan prisión domiciliaria a exasesor de hijo de Bolsonaro

0

Fabricio Queiroz, exasesor del senador Flávio Bolsonaro, fue condenado a prisión domiciliaria por el Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Brasil, en el contexto de una investigación por desvío de dinero público.

Dicha medida fue tomada por el ministro João Otávio Noronha, presidente del STJ, la cual fue extendida a Márcia de Aguiar, esposa de Queiroz y que se encuentra prófuga de la justicia.

El relator del caso es el magistrado Félix Fischer, pero le correspondió a Noronha analizar el asunto porque, según el reglamento interno del tribunal, el titular de la corte es responsable de decidir sobre cuestiones urgentes en receso.

Vale acotar que hubo pedidos de libertad para el asesor y su cónyuge el pasado 7 de julio ante el STJ, luego que el Tribunal de Justicia de Río de Janeiro decidiera enviar el caso al juzgado superior.

Los abogados defensores de Quieroz argumentaron la solicitud en la pandemia del covid-19, alegando a su vez, que su defendido ‘tiene cáncer de colon y se ha sometido recientemente a una cirugía de próstata’.

Cabe recordar que Queiroz fue aprehendido el 18 de junio en Atibaia, región del interior del estado de Sao Paulo, cuando se encontraba en la residencia del abogado Frederick Wasseff, quien actuaba como defensor de Flávio Bolsonaro.

Bautizada Anjo (Ángel), la operación está relacionada con la investigación sobre el supuesto esquema de desvío de dinero público que el senador Bolsonaro habría montado durante su tiempo como diputado en la Asamblea Legislativa de Río (Alerj), de 2003 a 2019.

El caso salió a la luz a finales de 2018, después de que el organismo de control de movimientos financieros (COAF) descubriera giros atípicos entre 2016 y 2017 en una cuenta de Queiroz, por un valor de unos 375 mil dólares.

La Fiscalía procura aclarar si el entonces diputado Flávio Bolsonaro contrataba a amigos o familiares como asesores para después exigirles que depositaran en sus cuentas parte del salario, práctica conocida en Brasil como rachadinha.

Ciudad CCS / Prensa Latina