Bolivia considera expropiar clínicas y cementerios privados por covid-19

0

El gobierno de facto de Bolivia admitió el colapso de algunos servicios públicos y dijo que considera expropiar o intervenir hospitales y cementerios privados, ante el aumento cada vez más rápido de contagios y decesos como consecuencia de la pandemia de covid-19.

«Comenzaremos las negociaciones. No se trata de quitarle nada a nadie, si se expropia será a un precio justo y si es por intervención también pagaremos un precio justo por los servicios», dijo en conferencia de prensa el ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

Además, anunció que ese plan alternativo fue decidido por la gobernante de factoJeanine Áñez, en una reunión virtual con varios ministros desde su aislamiento en la residencia presidencial, donde cumple cuarentena desde la semana pasada por estar contagiada con el nuevo coronavirus, causante del covid-19.

El plan de expropiaciones e intervenciones a centros privados fue anunciado mientras el país se aproximaba a 50.000 contagios y 2.000 fallecimientos a causa de la pandemia, con hospitales públicos repletos y cementerios municipales imposibilitados de sepultar o cremar con prontitud a todos los muertos por covid-19.

Medios locales han reportado en la última semana más de una decena de casos de enfermos que no lograban atención en los hospitales por falta de espacio, y que terminaron perdiendo la vida en las puertas de los centros de salud, afectados por su limitada infraestructura y por el contagio de parte de sus trabajadores.

Murillo dijo que el gobierno había identificado a los dos primeros hospitales de universidades privadas que serían expropiados o intervenidos.

Uno era el de la Universidad de Aquino de Santa Cruyz (este), con 400 camas y 100 unidades de terapia intensiva, y otro el de la Universidad del Valle de Cochabamba (centro), con 120 camas y 120 unidades de cuidados intensivos.

«No es correcto que (…) la gente más humilde, más pobre, que no tiene condiciones de pagar un seguro, se esté quedando afuera» de los hospitales públicos, afirmó Murillo.

El ministro no dio detalles del plan de expropiación o intervención de cementerios privados, aunque advirtió que en Cochabamba, la tercera ciudad más afectada por la pandemia, el campo fúnebre municipal estaba ya en situación de colapso.

En esa urbe, persistía el problema de decenas de fallecidos por covid-19, o sospechosos de haber estado infectados, que son velados en sus casas durante varios días en espera de servicios funerarios.

Al menos tres de esos fallecidos aparecieron abandonados en plazas el pasado fin de semana.

Ciudad CCS / Sputnik Mundo