Jodedores

0

¡Pero si ese tipo era un jodedor!, reaccionó Roberto Malaver ante la siembra  del padre Vidal Atencio. De cierto, juramos que los jodedores son inmortales. Antier se fue otro de esa pata: el  poeta  Blas Perozo Naveda, nacido en Falcón y enamorado en Maracaibo, donde fundó el movimiento radical del Maracuchismo-Leninismo, ¿a quién se le ocurre? Una vez Hugo Chávez nos dijo a los Roberto y a mí que hay tres tipos de vaciladores: los humoristas, los cómicos y los jodedores. “Yo soy de los últimos, un jodedor”, se confesó.  Cuando  cambió de paisaje, su amigo Diego Maradona explicó por qué mueren los jodedores: “A veces Dios se descuida”, goleó el astro a las estrellas. Nos vemos en la otra esquina, querido Blas, por tierra de cascabeles, entre el río y el rayo.

Earle Herrera