AL DERECHO Y AL REVÉS | Thank’s a lot, Bill

Domingo Alberto Rangel

0

¡Enhorabuena. A pesar de las sanciones y la prohibición de vuelos, poderosos extranjeros nos visitan en plan de mediadores. Dicen que pueden limar asperezas entre el gobierno y la oposición, y uno está obligado como los jueces en sus tribunales… a creerles… hasta que se pruebe lo contrario.

Acoto sin embargo lo siguiente: Uno, a ese respecto estamos algo devaluados porque antes recibíamos visitas de expresidentes como Jimmy Carter o Rodríguez Zapatero.

El primero Nobel de la Paz y el segundo candidato al mismo premio, según afirma Timoteo que es el mejor amigo que el español tiene en Venezuela. Ahora privadamente nos visitó Bill Richardson… exgobernador de New México y exembajador de USA ante la ONU…, quien lleva tiempo inventando soluciones a problemas originados en la política.

Su mayor éxito fue liberar un estudiante yanqui que estaba preso en Corea del Norte y que apenas llegó a Estados Unidos falleció “de daños cerebrales” como dice el parte oficial… o asesinado cuando se comprobó que “le habían lavado el cerebro”… como reclamó una amiga, luego desaparecida de todos los radares.

En su equipaje de vuelo Richardson trajo lo que para él seguramente era una solución brillante, pacífica y barata, aunque es sabido que no hay almuerzo gratis…, destinada a comenzar la pacificación de nuestro país bobaliconamente lleno de odios y enemistades…, producto de la polarización extrema.

La solución, producto de la mente creadora del visitante, a primera vista podía parecer genial…, sin embargo, no podía funcionar… y por ende fracasó.

Dada la importancia del tema, conviene compartir con el público lector de Ciudad Ccs los detalles de este Plan Richardson, que lamentablemente iba a fracasar. Sucede que hasta como ejercicio para evitar el Alzheimer conocer estos detalles pueden ser útil en tiempos en que las noticias, además de aburridas…, son muchas veces intrascendentes.

La solución Richardson buscaba un equilibrio entre tres polos de por sí desequilibrados: Donald Trump…, el también presidente Nicolás Maduro… y, finalmente, el diputado Guaidó que, a pesar de ser marioneta del primero…, es la mampara que “administra” la amplia hucha donde amén de las “ayudas humanitarias” que no aparecen… también caben Citgo, Monómeros, el oro depositado en el Banco de Inglaterra… y las cuentas de la república congeladas por la Reserva Federal, que es un agujero sin fondo. Mucha plata.

¿Difícil meta, no?

La propuesta complacía a Trump que a 4 meses de la cita electoral aún está 11 puntos debajo de Biden… al pretender que Venezuela por vía de un indulto liberara a los 4 ejecutivos de Citgo con doble nacionalidad, los 2 mercenarios de la Operación Gedeón y también otro yanqui asomado que lleva tiempo en El Helicoide.

A cambio de este recule del Presidente venezolano… cual moderno émulo de Cristóbal Colón ofrecía Richardson… tapabocas… pruebas clínicas para determinar la presencia del Covid 19… y vacunas cuando éstas aparezcan.

Y a Guaidó le ofrecían tiempo porque el combo contemplaba posponer las elecciones de diputados para el año 2021.

Así supuso Richardson que todos contentos se agarrarían de las manos… comenzando por Trump que podría exhibir pruebas de “haberle torcido el brazo a Nicolás Maduro”… mientras el Gobierno venezolano munido con tapabocas y vacunas tendría a raya la pandemia que suponía Richardson sería su principal problema… y el diputado autoproclamado podría disponer a su gusto de miles de millones de dólares “un tiempito extra”.

Muy bien… pero como rezaba una canción: “Todo se derrumbó”.

El Gobierno venezolano, como era de esperar en toda negociación que se respete, exigió algo a cambio antes de liberar a los estadounidenses presos: tanto como acabar las ilegales sanciones de USA contra nosotros… y garantías escritas de que estas no se repetirán.

Pero esto es imposible hasta para Donald Trump que gusta parecer voluntarioso. Sucede que las sanciones van a continuar… ad infinitum…, independientemente de si las elecciones en USA terminan como se espera o en un imposible… digamos con el marido de la Kardashian como ganador.

Las sanciones son exigencia del “Complejo Militar Industrial” como llamó el presidente Eisenhower a los fabricantes de guerras y vendedores de armas. Y esos sí tienen poder en Estados Unidos.

Estados Unidos no va a quitar las sanciones que nos hacen miserable la vida… pero que producen ganancias al gastar miles de millones de dólares del presupuesto de Defensa… por ende, seguiremos con el comercio obstruido por lo menos hasta que Carla Angola tenga nietos nacidos en la Florida… y quién sabe.

Tampoco se van a posponer las elecciones de diputados porque es sabido que toda la oposición… hasta la que hipócritamente anuncia la abstención como bandera… quiere participar para tener en la AN. su vocero con inmunidad… sin el autoritarismo de Guaidó.

Y Guaidó como les recuerdo… es una marioneta.

Pero de todas maneras… ¡Gracias Bill por intentar pacificar estas tierras con tan inocente propuesta!

Domingo Alberto Rangel