ARRIMANDO LA BRASA | Feria Virtual para disfrute de todos

Laura Antillano

0

La Feria del Libro de Caracas hará su aparición a través de los recursos de los medios virtuales en beneficio de la lectura, los libros, y la necesidad de comunicación inherente a la realidad de la pandemia, la que impide llevar a cabo el evento de modo presencial, como siempre se ha hecho en años anteriores.

Es pues un reto y al mismo tiempo una virtud, porque si está en redes la programación, el público puede ser mayor, en cuanto al alcance de condiciones tecnológicas que abarquen el resto del país, y hasta territorios fuera de nuestras fronteras.

A esto nos estamos acostumbrando casi sin darnos cuenta, como cuando te llama alguien de x lugar, ¿New York? Por ejemplo, y te dice que: «Hoy está gratis en la página web del Metropolitan, hasta mañana a las 4 pm, el montaje de Zefirelli de Turandot, es muy bello, tienes que verlo»; y te emocionas. Entonces te pasa la dirección virtual exacta, y te recuerda que es solo hasta mañana a las 4:00 pm., pero… resulta que se te olvida la diferencia de hora de un territorio a otro, y entre una cosa y otra… Te pierdes la posibilidad de ver tal cosa… Y una vez más, retomas la noción de que estás aprendiendo muchos contenidos nuevos simultáneamente, y no es fácil tener amarrados todos los hilos, sin perder pie en algún momento.

Es más fácil tratándose del territorio nacional, y de una feria que siempre ha convocado a los caraqueños en espacios de la ciudad (harto conocidos y cercanos, como la Plaza Bolívar o la plaza El Venezolano). Pero ahora es virtual, con el WhatsApp, con videos y libros virtuales, y aunque parezca contradictorio, se riega la participación a otros públicos y nuevas formas de acceso.

El hecho es que niños y mayorcitos, todos tenemos que sentarnos a aprender y dar la pelea para que las posibilidades de acceso a estas medidas tecnológicas sean accesibles para todo el mundo, y de ese modo la penuria del aislamiento (al cual debemos regirnos para evitar el contagio del virus) sea menos difícil, y de paso nos ponga en contacto con nuevas formas de vivir experiencias de comunicación y conocimiento.

Extraña paradoja, con aires de familia. El hecho es que del 23 al 28 de agosto se lucirá la Alcaldía de Caracas, con una Feria del Libro que promete, y ahora no hay el argumento de que «no puedo llegar hasta Caracas», para perdérsela, porque la tendrán a mano, hasta de teléfono.

Laura Antillano