CONVIVIR PARA VIVIR | Miradas íntimas de la pandemia

0

En plural
Bernardo Suárez

Hace 132 días comenzamos grandes cambios en el trabajo fotoperiodístico, entre ellos, la construcción de miradas fotográficas –desde casa o en la calle– comprometidas en salvaguardar la memoria gráfica de un país. Durante este tiempo pandémico, conocí a personas maravillosas que abrieron sus puertas y compartieron sus historias. Para ellas, gracias infinitas porque en cada pauta me recordaban el valor robinsoniano de entreayudarnos.

Yrleana Gómez: En las ventanas proyecto todo un mundo.

El año de las ventanas
Yrleana Gómez

De niña me gustaba viajar en el carro de mi papá porque me asomaba a la ventana, inventando historias que pasaban frente a mí. Hoy mi cinematógrafo no es aquel malibú blanco, sino las ventanas de mi casa: las convierto nuevamente en una pantalla para proyectar el mundo que no puedo experimentar de forma directa. Mirar hacia afuera y ver a un niño extender la mano para saludarme, o una luz encendida a las tres de la mañana e intuir que otras personas acompañan mi insomnio. La ventana, cual botella al mar, en un vano intento de conectar con la rutina puesta en pausa.

Alejandro Angulo: Sentí alivio por la inmediata reacción del Ejecutivo Nacional para enfrentar la pandemia.

Ojo pelao al virus
Alejandro Angulo

Desde el computador era testigo de lo que ocurría en China y toda la seguidilla de países que formaron parte de esos números fatales que significaban vidas humanas. Sentí alivio por la inmediata reacción del Ejecutivo Nacional para enfrentar la pandemia, el tapaboca comenzó a protagonizar nuestras vidas con un símbolo protector que solo deja ver los ojos de temor en quienes aún permanecemos en la calle; sin embargo, yo sigo captando –con una cámara compacta– lo que acontece en mi pueblo, aún con la esperanza de salir pronto de esto.

I´Grein Hernández se compenetra más con las emociones de su pequeña.

Momentos de cuarentena
I’grein Hernández

Aparte de desarrollarme en la fotografía, también soy madre de una pequeña que está descubriendo el mundo; este tiempo de confinamiento me ha servido para compenetrarme más con sus emociones. Por mi parte, les he agarrado cariño a las artes culinarias y a pensar con calma y claridad cuáles serán mis siguientes pasos, pensar que este tiempo no es para siempre y que mi pequeña y yo estamos a la espera de volver a la normalidad con mucho entusiasmo, madurez y ganas de seguir hacia adelante.

Javier Campos: A diario afrontamos esa amenaza latente e invisible que es el covid-19.

Cautela y oficio
Javier Campos

Fotografiar durante la pandemia es todo un desafío personal y profesional, a diario afrontamos esa amenaza latente e invisible que es el covid-19, permanecer sano y proteger a mi familia del virus es la prioridad y lo hago cumpliendo las medidas de bioseguridad. Este oficio me lleva a recorrer diferentes zonas y lugares de la ciudad, siempre con cautela y responsabilidad, pero con la convicción de documentar el momento.

Jacobo Méndez: Los más vulnerables terminan siendo los más afectados.

El “nuevo” día a día
Jacobo Méndez

Y llegó la nueva normalidad como consecuencia de la pandemia, algunos toman el virus de manera seria otros no tanto, así se puede ver en las calles de Caracas, ¿pero cuánto tiempo pasará para adaptarnos a estar lejos de los nuestros, a no abrazarnos, a no darnos la mano? La normalidad para algunos es la misma vida, no ha cambiado, no tienen el privilegio de quedarse en casa, no viven del quince y último, para ellos no habido descanso alguno, salir a la calle para rebuscarse es su objetivo, y más si no saben qué van a comer hoy o mañana, el vivir del día a día te hace inmune, contraer el virus, tal vez es el menor de sus problemas.

Cuando me hago el sordo
Américo Morillo

Al pertenecer a la población de riesgo no he podido cumplir con mis labores de fotoperiodista y eso me hace sentir inútil, y siendo de la parroquia La Vega, uno de los sectores de Caracas más afectados por el covid-19, ha hecho que cualquier salida de casa esté bajo la sombra de la incertidumbre; sin embargo, y a pesar de esos contratiempos, éstos no impidieron que diera cobertura fotográfica a los distintos operativos realizados por las autoridades sanitarias en mi barrio.