Comunicalle cumple siete años en escena realzando la comunicación popular y artesanal

0

Hace 7 años, un 25 de julio, en el contexto de la idea impulsada por el comandante Hugo Chávez respecto al rol que debe cumplir en la Revolución la comunicación popular y alternativa, surge el colectivo teatral Comunicalle; su director, Armando Carías, comenta en entrevista con AVN su experiencia al frente de este novedoso proyecto comunicacional.

«Fue un momento de confluencia de muchas iniciativas orientadas a maximizar la comunicación popular por canales no tradicionales», comenta Carías, respecto a esta tarea que potenció el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información en 2013.

Con el conocimiento del trabajo realizado en Brasil por el dramaturgo Augusto Boal, quien desarrolló la teoría del teatro pedagógico, también conocida como la poética del Teatro del Oprimido, en la misma línea de la pedagogía crítica del filósofo brasilero Pablo Freire, Carías se planteó realizar una propuesta que articulara el trabajo de calle por medio del lenguaje artístico.

La propuesta contempló una simbiosis comunicacional teatro-periodismo de la que surge el colectivo artístico comunicacional Comunicalle «que es teatro con una clara direccionalidad política y los recursos del arte y del periodismo».

Hace siete años se hizo la primera actividad de Comunicalle en Petare, coincidiendo con la conmemoración del aniversario de Caracas, ese mismo día se hizo en la Plaza Bolívar y luego en el bulevar de Catia, con la receptividad de los ciudadanos.

«Fueron tres funciones, muy concurridas, en las que el tema central giro en torno a la fecha, con una actividad en la cual se hablaba de la conquista, la invasión cultural y el exterminio de los pueblos indígenas», recuerda Carías.

Resalta que el objetivo de Comunicalle es hacer una comunicación más allá de los medios, que tiene que ver con trascender los medios masivos de comunicación.

«Nosotros nos definimos, más allá de un medio alternativo, como un medio artesanal», señala, en el sentido de que el trabajo es a pequeña escala donde el objetivo no es la masificación, sino la comunicación directa, a la cara del espectador.

«Es una de las cualidades del arte, estimular la parte sensorial y por lo sensorial trascender a lo emotivo y que el mensaje penetre en lo hondo, en los afectos», explica el director teatral, «La comunicación para que sea efectiva, debe ser afectiva y buscamos un vínculo y nada mejor que el teatro, la danza, la pantomima, artes visuales, el estatuismo», añade.

Las presentaciones de Comunicalle pueden reunir entre 200 y 300 personas, con una alta conexión con el espectador y calidad de comunicación. «Quien observa y se siente tocado por una acción comunicacional, sale realmente modificado, si es algo que tiene que ver con su forma de pensar, su manera de entender ciertos temas», comenta.

Refiere una experiencia de estatuismo en escena, el personaje de La Matria Constituyente, donde la actriz elevada sobre un pedestal se viste con los colores de la Bandera de Venezuela y las estrellas.

«Personaje al que la gente le reza, se le acerca y le pide favores como si fuera José Gregorio Hernández, el vínculo emotivo que logra este personaje me ha dejado impresionado, porque logra trascender niveles de comunicación muy profundos», relata.

«Por eso, en lo personal, como hombre de teatro, periodista, estoy seducido por este tipo de trabajo, callejero, que es una de sus cualidades esenciales», dice.

Realza que esta experiencia trasciende el concepto del medio de comunicación de masas, porque el receptor está allí. Con solo actuar, en breves minutos hay 200 espectadores; en un semáforo son los conductores quienes están en primera fila ; en una plaza, se acercan cientos de niños.

Ciudad CCS / AVN