Virus, strikes y penaltis

0

Soy fanático del béisbol antes de estudiar  con mi fraterno Enzo Hernández. Fui  de la selección de atletismo de Anzoátegui. Hice crónicas deportivas en El Nacional y Últimas Noticias. El primer concurso de cuentos deportivos de Meridiano  lo gané a punta de jabs narrativos. Por esa pasión deportiva aplaudí el retorno  del futbol europeo y el béisbol de grandes ligas. Pero el bichito de la Covid-19 se había agazapado  en la grama.  Enemigo del fair play,  infectó a varios futbolistas. Aliado del pelotazo,  lesionó a algunos peloteros.  Es inmune a las tarjetas rojas porque sus faltas no se ven. Tampoco hay forma de descifrar sus lanzamientos invisibles.  Microscópico, está cerrando  los estadios. Solo la derecha virulenta nos había quitado el béisbol.

Earle Herrera