AL DERECHO Y AL REVÉS | Desalojan estudiantes

Domingo Alberto Rangel

0

Definitivamente la demagogia entrampa… a todos.

El cambio de uso del edificio al cual años atrás el presidente Chávez decretó residencia estudiantil y que ahora como colofón a la pandemia que en el mundo trastocó la manera como desde la antigua Grecia se dictaban las clases… cual catástrofe inesperada ha dejado descolocados a los aspirantes a diputados del gobierno y de la oposición.

Sucede que en adelante, hasta nueva orden, la edificación antes conocida como Edificio Los Andes y ahora, mientras la vuelven a bautizar, se conoce con el nombre de Residencias Livia Gouverneur, será utilizado para la reclusión de infectados leves del covid 19.

Es lógico que el gobierno cierre la boca ante la protesta de los afectados ya que los estudiantes desalojados que allí habitaban, en su mayoría apoyan al presidente Maduro aunque ahora se declaran “chavistas a secas”.

Sin embargo uno esperaba mejor respuesta de las autoridades competentes.

¡No obstante es ridículo que la oposición que juega al golpe de Estado o la invasión extranjera… la que ahora afirma ser abstencionista… y exige “cambios”… responda al hecho que sin duda es oportunidad para demostrar que se es diferente… plegándose a las poco racionales protestas de estos estudiantes desalojados que se declaran “chavistas” y “revolucionarios”!

¡Qué los metan en el manicomio diría mi abuela!

El tema de este desalojo estudiantil da pie a consideraciones didácticas ya que la confusión entrampa a mucha gente: pero antes aclaro dos puntos.

Uno, que me solidarizo con los estudiantes damnificados porque yo también soy libertario. Y dos, que después de medio siglo de la muerte de Livia Gouverneur se impone poner las cosas en claro.

Livia era hija de un ciudadano trinitario que vino a nuestro país para darle clases de inglés al presidente López Contreras… pero la joven se hizo comunista y en esas murió en años del puntofijismo… pero no asesinada por la policía como afirma la leyenda urbana.

Livia Gouverneur dio su vida por un ideal en el cual creía… nadie le ofreció como adelanto para ser guerrillera y poner en riesgo su vida… hacerse rica “administrando” fortunas a guisa de “ayudas humanitariaso ganarse curules para las que probablemente no estaba preparada.

Solo por ese acto de fe Livia Gouverner merecía ser recordada pero en su justa condición de miembro de un grupo que había salido a liquidar algún policía… para quitarle el arma.

Con el nombre de aquella joven guerrillera muerta por accidente cuando a uno de los integrantes del grupo se le escapó un tiro al interior de un Volkswagen… el presidente Chávez rebautizó un edificio abandonado –ojo, lo compró a buen precio… no fue expropiado- que años atrás había sido testigo mudo de la corrupción inmobiliaria.

Y así Los Andes fue reciclado como residencia estudiantil ante la indiferencia de la Rectora de la UCV a quien le compete buscar alojamiento para los estudiantes de menores recursos que vienen del interior. Por ende y por respeto a quien dio su vida por un ideal dejo sin comentar la leyenda inventada.

Ahora bien, mencionar los estudiantes en nuestro país tiene connotaciones confusas. Para la mayoría la palabra tiene connotaciones distintas a la de un joven cargado de libros e ilusiones… que busca superarse intelectualmente… estudiando y aprendiendo a ser útil.

Según los noticieros los estudiantes… significan refriegas callejeras… vidrios rotos… bombas de caca, molotov o lacrimógenas… y presos en el mejor de los casos porque a veces los muchachos llevan la peor parte con muertos y heridos.

Medios y redes rara vez glosan los muchachos en pose de aprender a pesar de los profesores mal pagados y muchas veces piratas… los libros y fotocopias que o no se consiguen o cuestan demasiado… amén de clases suspendidas porque “afuera hay disturbios”. Esos son los verdaderos héroes.

Medios y redes ignoran estudiantes que ya graduados se convierten en estrellas de la profesión.

Para la mediática los héroes en materia estudiantil son quienes mas chillan ante las cámaras… o son capaces de repetir frente a los periodistas una frase sacada de las mentes de asesores que al igual a los “scouts” de Grandes Ligas… buscan pichones de diputados corruptos entre los aspirantes a las FCU.

¡Para ese rol no importa ser repitiente o desfalcar lo poco que llega al comedor… basta con aparecer ante las cámaras llamativamente ataviado con bandana… y así nacen futuras curules de diputado!

Con los estudiantes desalojados me solidarizo… pero intento razonar.

A partir de esta pandemia las clases presenciales serán lujo de universidades privadas y elitescas… ergo… los estudiantes del interior ya no tienen que venir a Caracas para graduarse en la UCV.

Aparte de que a estos muchachones de la Livia Gouverneur… se les avisó con antelación que debían abandonar la residencia antes del mes de julio. Se les prometió transporte hasta sus poblaciones de origen… a ellos y sus pertenecías.

Inicialmente estaban registrados 90 estudiantes dándole preferencia a los que venían de pueblos más lejanos y pobres… pero cuando se levantó el último censo pasaban de 400 los que afirmaban vivir allí. Es decir que alguien subarrendaba el espacio.

El punto es que nuestra sociedad pareciera no querer cambio alguno… salvo nuevos jefazos que han de repetir el pasado.

El gobierno frente al caso de los estudiantes desalojados luce entrampado… pero la oposición también.

¿No hay quien entre los aspirantes a diputado sea honesto para recordarles a estos estudiantes que ese edificio no es de ellos?

¿No hay quien les diga que si ya no tienen clases presenciales deben volver a sus poblaciones de origen?

No discuto si es mejor o peor usar la Livia Gouverneur como sitio de cuarentena… discuto que si un aspirante a diputado… por demagogo “apoya los desalojados”… y no es capaz de hacerlos comprender el error… no merece ser electo.

Y con diputados así… no habrá cambio alguno.

Domingo Alberto Rangel