Corono-amor

0

El corono-amor es asintomático y, por lo mismo, inmune al despecho, a Julio Jaramillo y a “quiero desangrarme hasta que me muera”. Nada de eso.  Nacido en tiempos de coronavirus, engendró su propio léxico.  A los enamorados les resulta imposible aplanar la curva  de la barriga  amada, que crece en forma exponencial. A la obsoleta expresión “camas separadas”, el amor covid-19 la llama con delicadeza “distanciamiento social”, en este caso, íntimo. Pedir: “bájate el tapabocas” es un atrevimiento. La respiración es entrecortada y los suspiros largos. El amor covid corta el oxígeno y por su capacidad de contagio, garantiza la fidelidad. Un segundo frente puede conducir a la muerte. El santo cachón ve mermar su feligresía. Quédate en casa.

Earle Herrera