Continúan denuncias por brutalidad policial contra agentes federales de Donald Trump

0

La organización sin fines de lucro Protect Democracy interpuso una demanda contra la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al señalar que los agentes federales desplegados en Portland, Oregón, han violado los derechos constitucionales de los ciudadanos que protestan contra el racismo y la brutalidad policial.

La acción legal ha sido presentada en defensa de algunos ciudadanos y de dos grupos locales, luego que las fuerzas enviadas por el Ejecutivo dispararon gases lacrimógenos, gas pimienta, granadas de destello y otras municiones menos letales contra los manifestantes pacíficos.

Las protestas comenzaron en la ciudad luego de la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía, en mayo pasado, razón por la cual Donald Trump decidió enviar a los agentes para detener a los manifestantes, a quienes continuamente se ha referido como «terroristas».

El gobierno federal sostiene que el despliegue de efectivos del Departamento de Seguridad Nacional tiene como propósito proteger los edificios y monumentos federales, pero se siguen recibiendo denuncias y acusaciones de arrestos ilegales, uso de fuerza excesiva y de restringir la libertad de expresión, informa Prensa Latina.

Las autoridades locales señalaron que esos oficiales han exacerbardo las tensiones, al arrestar sin causa probable a manifestantes y trasladarlos en carros sin identificar. A pesar del rechazo, Trump anunció el 22 de julio el envío de cientos de federales a otras ciudades como Albuquerque, Chicago y Kansas City.

Funcionarios de Albuquerque, Nuevo México, expresaron temor de sufrir el mismo destino que Portland, ya que no han solicitado asistencia federal.

A pesar de que el envío de fuerzas especiales es común para ayudar a las localidades a combatir la criminalidad, provoca mucha preocupación el carácter político que puede tener esta medida, puesto que el presidente remarcara su interés en dar ese paso en sitios donde hay líderes demócratas.

El 21 de julio pasado, Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, amenazó con demandar ante la Justicia a la administración de Trump si se llegaba a hacer efectivo el envío de agentes federales.

Por su parte, la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, señaló que la ciudad recibirá el tipo de recursos federales, pero agregó que no permitirá un despliegue al estilo de Portland, mientras acusaba al Presidente de tratar de desviar la atención de su liderazgo fallido contra la pandemia por Covid-19.

Ciudad CCS / AVN