Cuaderno de agosto

0

Llegas, agosto, pero no traes tu  olor a vacaciones en el morral. Ni aquellos nervios con insomnio la víspera del viaje. El año escolar terminó sin el apremio de examen final y jurado. Tampoco traes en el morral los días floridos en el campo de los abuelos. NI el amanecer marino en casa  de los tíos. Ni el aroma de otros pueblos y ciudades con las primas y los primos. Los grandes puentes del Orinoco y el lago marabino deslucen solitarios. Pero no importa, viejo mes de larga cuarentena. Inventemos los viajes y los juegos. Llévanos sobre tus hombros nublados al lugar de los sueños. Cuando la pandemia pase, tú estarás allí, esperando a niños y adultos con tus brazos de mazorca y lluvia. Y soñarás. Y soñaremos. Apúntalo en tu cuaderno secreto.

Earle Herrera