Uribe permanecerá bajo arresto domiciliario durante investigación

0

La Corte Suprema de Colombia ordenó la detención domiciliaria contra Álvaro Uribe Vélez durante una investigación en su contra por la presunta manipulación de testigos, en el mayor golpe contra uno de los principales y controvertidos líderes políticos del país.

En un comunicado, la Corte Suprema señaló que el expresidente colombiano es considerado presunto responsable de los delitos de soborno a un testigo y de fraude electoral, refieren medios internacionales.

La decisión de una sala especial de la corte, tomada por unanimidad el martes, se basa en que encontraron “posibles riesgos” de que obstruya la justicia.

“El senador Uribe Velez cumplirá la privación de la libertad en su residencia”, dijo Héctor Javier Alarcón, presidente de la sala que investiga al expresidente. “Y desde allí podrá continuar ejerciendo su defensa con todas las garantías del derecho al debido proceso”.

Uribe fue presidente entre 2002 y 2010, en momentos en que continuaba un largo conflicto con las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que luego firmaron un histórico acuerdo de paz con su sucesor.

Su legado político sigue siendo muy polémico, luego que algunos de los abusos de derechos humanos más graves del país tuvieron lugar durante su mandato.

Al exmandatario se le investiga por presuntamente intentar influenciar y sobornar a miembros de un grupo paramilitar que tenía información perjudicial en su contra. Sin embargo, éste ha negado todas las acusaciones y hasta ahora no se han presentado cargos formales.

Uribe mantiene su influencia sobre la política de Colombia y fue considerado clave en el empuje político de Iván Duque, que finalmente ganó la presidencia en 2018. Lideró la campaña del “no”, en 2016, en la que los colombianos votaron en contra de un acuerdo de paz, que luego fue modificado y adoptado.

Las acusaciones de vínculos con carteles de la droga y paramilitares lo han perseguido durante décadas. La agencia de aviación civil que dirigió a principios de la década de 1980 fue acusada de otorgar licencias aéreas a narcotraficantes.

En cables diplomáticos del Departamento de Estado de hace más de una década y desclasificados se muestra que funcionarios estadounidenses fueron informados que el político tenía vínculos con los carteles.

La acusación actual contra Uribe Vélez se deriva de una disputa con el senador Iván Cepeda, quien afirma tener testimonios de primera mano de que Uribe fue miembro fundador de un grupo paramilitar en su provincia natal, durante el conflicto civil de décadas que involucró a las fuerzas gubernamentales, los rebeldes de izquierda y la derecha.

En 2012, Cepeda hizo acusaciones sobre los lazos paramilitares de Uribe durante un debate en el Congreso. El expresidente luego acusó a Cepeda de calumnia, pero la Corte Suprema desestimó ese caso y decidió abrir una investigación contra el expresidente por los supuestos sobornos.

Ciudad CCS/AVN