MenteTustra | ¡Oh mundo y Patria!

Zhandra Rodríguez

0

Dicen importantes científicos que cuando el geodinamo se vuelve loco, afecta la conducta de toda criatura viviente y, en especial, la de los seres humanos. Entonces es posible que hoy Nietzsche gritaría más fuerte: “Todo es falso”.

Ni qué decir de aquel Schiller que escribió las «Cartas sobre la educación estética del hombre», y/o «De la gracia y la dignidad». Y esto es sin mencionar a Fromm en «El arte de amar» y en «Anatomía de la autodestrucción humana». Por decir lo menos de todo el legado filosófico, político y social civilizatorio; desde los tiempos de la Mesopotamia de hace 7.000 años hasta hace poco.

Aquella frase de Bolívar: “Nos han dominado más por la ignorancia que por la fuerza”, en el mundo globalizado mediáticamente de hoy, solo ha servido para apendejar las conciencias y falsear verdades, principios éticos, morales y estéticos, en los cuales se habían apoyado los derechos humanos y orientado el comportamiento humano desde la primera célula social: la familia. Pero poco falta para la implosión de ese inmenso edificio del error. Los pueblos tendrán que despertar del apendejamiento que convirtió su realidad vivencial en esclavitud de los amos del mundo y su sistema.

El descaro de los robos, crímenes de lesa humanidad, mentiras, despojos de riquezas naturales y divisas, bloqueos de toda índole, descontrol de precios diarios versus salarios miserables fijos, corrupción por doquier, más todo lo hasta aquí escrito hacen más lento el proceso de crear el socialismo frente aquella idea de Patria y la visión de País que un líder como Chávez nos legó.

Habrá que ser valientes y sabios al observar el mundo en su enorme complejidad de interacciones y correlaciones. Ocurre que no somos un fragmento aislado e independiente de ese mundo, tampoco producimos ni fabricamos todo lo que necesitamos, y, encima, pareciera que nos hemos convertido en el mero sello de nuestra ocupación (sin derecho a opinar fuera de las fronteras de dicha ocupación). Además, no es el momento de callar si algo huele a podrido en el sistema mundo-vida global y/o local; incluso si se incurre en el error perceptual y al cual se le pueda agregar el error intelectual ya que ni la ciencia está inmunizada contra los errores paradigmáticos. ¡Oh, cosa seria es la mente!

La mente, con esos errores paradigmáticos inscritos en ella, es fácil presa de las ilusiones y, por lo tanto, del autoengaño y las cegueras que engordan un ego jodedor, adulador, deformador permanente de realidades políticas, sociales, económicas a las que se enfrenta. Por supuesto que la transculturización masiva mediática ha empeorado esa condición de alienación mental, de la pérdida de la personalidad y del sentido de Patria.

Afortunadamente todavía hay mentes lúcidas que se expresan distinto en las redes, como Goyo Pérez: “Nosotros hemos tenido oportunidad de ser gran potencia pero la indisciplina, la corrupción, ese afán de tener todo fácil y rápido, nos ha hecho perder la perspectiva del desarrollo. Eso sin contar con los apátridas de turno. No todo es culpa de los imperios”.

En fin, la verdad es que La Verdad, en términos absolutos, no existe. Lo que hay es una verdad relativa al episteme o mundo-vida de cada quien, sujeta a las percepciones de cada cual. Incluyendo a científicos físicos y cosmólogos, que cada semana salen con otra teoría del universo.

Zhandra Rodríguez