FISIOENACCIÓN | La patineta reúne ventajas aeróbicas y sus riesgos

0

De unos años para acá el deporte del skateboarding está viviendo una auténtica revolución ya que estaba considerado como una práctica callejera y underground. Este concepto ha cambiado gracias a la evolución de la misma disciplina, el apoyo de patrocinadores y la mayor aceptación por parte del público que lo practica.

Si hablamos de los inicios de esta especialidad también considerada como extrema debido al grado de dificultad y precisión de la técnica al practicarlo, nos remontamos a la década de los años 40 cuando se dio inicio en California (USA) y era practicada por los surfistas cosa que fue cambiando al popularizarla a tal punto de ser considerada deporte olímpico a partir del año 2003.

Es un deporte que consiste en desplazarse sobre una tabla con ruedas, en el suelo o por superficies habilitadas como rampas y/o barras entre otras, mientras esto ocurre se realizan varios trucos que consisten en levantar la tabla del suelo y hacer figuras y piruetas en el aire.

Para la práctica es necesario el uso de casco, muñequeras, coderas y rodilleras, ropa holgada y los zapatos que suelen ser grandes y toscos para proteger los pies de golpes y roces; actualmente más ciudades y poblaciones cuentan en sus planes de urbanismo y zonas verdes proyectos de construcción de skateparks, puesto que ya han sido ampliamente demostrados los beneficios que aportan a los jóvenes y la sociedad.

Este deporte le genera al cuerpo múltiples ventajas como haría cualquier práctica intensa de ejercicios aeróbicos o cualquier otro deporte, el aumento de la resistencia, flexibilidad y coordinación, son solo algunos de los beneficios obtenidos por el skate, pero en líneas generales toda la musculatura del cuerpo se va a fortalecer pero siempre se destacará la del miembro inferior en especial los cuádriceps y gemelos ya que son los músculos que más trabajan.

Las principales lesiones son por caídas, pérdida del balance al intentar piruetas, de allí aparecen fracturas en muñecas y antebrazos, también la rodilla, y el tobillo son vulnerables debido a las cargas excesivas de fuerzas, de hecho las estadísticas dicen que el mayor porcentaje de lesiones es en esas dos articulaciones, además se reportan a veces casos de traumatismos craneoencefálicos.

Ciudad Ccs/Ydalmis Bravo