Galenos en la primera línea de batalla

0

Con más de 15 años de labor en el Hospital Universitario de Caracas, Miriam Gil comentó que la situación del covid-19 ha sido, tanto para ella como para el resto del personal de salud, “error y ensayo”. Asimismo afirmó que han aprendido y corregido los errores sobre la marcha, siendo lo más difícil aprender a lidiar con todas las barreras de seguridad que el personal tiene que usar a diario y sin tener a veces todos los recursos para cuidarse, tal como el tema del agua o el jabón para el lavado de manos, pero ante las dificultades Gil expresó: “Hacemos lo que podemos”.

A pesar de todo detalló que luego de pasar tres años sin agua dentro de las instalaciones del hospital, en el piso siete donde ella labora habilitaron el vital líquido, aunque señaló que a veces es intermitente.

Sobre el proceso de pacientes que presentan el covid-19 y sobre los que ya se han recuperado, indicó que la atención de los pacientes sintomáticos respiratorios está paralizada, solo están atendiendo al personal de salud del mismo hospital que presenta esta sintomatología. Anteriormente el clínico respondía como hospital centinela para la realización o despistaje del covid-19, manejándose en tres carpas alojadas en la parte trasera del hospital, pero con el cambio de dirección del hospital aseguró Gil que “hubo como un vacío” que dificultó el despacho de insumos para la atención médica, como equipos de protección, máscaras, batas y monos, entre otros. Por ello las carpas ya no están funcionando, por lo que solo atiende en infectología al personal del hospital afectado por la pandemia del covid-19. Desde su quehacer conoce al menos nueve casos de contagio dentro del personal médico que la rodea.

Igualmente reciben pacientes que vienen diagnosticados de otros centros, que ya vienen de clínicas y que ya tienen todo el diagnóstico de laboratorio y los exámenes requeridos y solo ameritan aislamiento y tratamiento.

Respecto al tiempo de recuperación de los pacientes afectados por covid-19, indica que así como han visto pacientes de 60 años recuperarse también han visto pacientes que lamentablemente no ganan la batalla, entre ellos a menores de edad. Y esto depende en la mayoría de los casos de si la persona presentaba o no enfermedades preexistentes.

En el caso del tratamiento que suministran a un paciente con covid-19, indicó que existen los que ameritan oxígeno, porque empiezan a presentar la saturación baja y pasan a ser hospitalizados. Están otros a quienes solo se aplica tratamiento para la fiebre y vigilancia.

Si al paciente se le va agudizando la dificultad respiratoria pasa al área de terapia intensiva, aplicándosele ventilación mecánica a través de un tubo endotraquial y ahí los medicamentos varían.

Ciudad CCS / Jorlady Rodríguez / Fotos Xinhua