DATE CON LA CIENCIA | Una cátedra para las mujeres negras

Nerliny Carucí y Guillermo Barreto

0

Venezuela reescribe huellas históricas y antropológicas de la vida afrodescendiente

«Oír y dejar hablar a quienes históricamente han estado condicionados a la subalternidad,
reducidos culturalmente y estigmatizados en el discurso historiográfico;
interpretar el accionar de estos actores, desde una ciencia crítica y comprometida,
que resitúe el papel de dichos sujetos dentro del devenir histórico de nuestra sociedad;
son algunas de las acciones que, de seguro, contribuirán al curso
de los procesos decoloniales insurgentes en nuestra América Latina»
Meyby Ugueto-Ponce

En la esquina de Gradillas, en el centro de Caracas, justo un piso arriba del diario Ciudad Caracas, se encuentra un lugar de indagación, formación y militancia: el Instituto de Estudios Estratégicos sobre África y la Diáspora, conocido comúnmente como “Centro de Estudios Africanos”. Lo dirige el profesor e internacionalista Reinaldo Bolívar, quien se desempeñó, por varios años, como viceministro para África, en la Cancillería venezolana.

El Centro de Saberes Africanos hace investigación sobre África, el Caribe y nuestra relación con la madre patria: África. Este espacio comparte diplomados en conocimientos africanos, caribeños y latinoamericanos. Pronto, abrirá programas de maestría y doctorado.

En esta columna, hemos comentado que vivimos un modelo civilizatorio impuesto desde Europa, a partir de la invasión de Abya Yala. Dicho modelo tuvo, entre otros desvaríos fundacionales, la llamada “trata negrera”. El secuestro de millones de africanas y africanos trasladados y forzados a trabajar en condición de esclavos, en estas tierras. Ese proceso marca un hito en la historia de la esclavización de personas, toda vez que se institucionalizó y se racializó de una manera que nunca antes había ocurrido en la historia. Los africanos secuestrados eran convertidos en mercancías, esclavizados y, así, sus hijos y los hijos de sus hijos, en un proceso terriblemente cruel e inhumano.

En ese proceso de inferiorización, los africanos y las africanas eran despojados de su historia, su origen, cultura, religión, idioma y dignidad (o eso intentaron).

La historia de la trata negrera y el estudio de las comunidades afrodescendientes, sus modos y costumbres, sus saberes y cosmogonías han estado sesgados y parcializados por una óptica eurocéntrica que, en palabras de la investigadora afrovenezolana Meyby Ugueto-Ponce, ha impuesto la idea del mestizaje como elemento homogeneizador de las poblaciones venezolanas que invisibiliza las diferencias y las diversidades, e impone la idea de que tal mestizaje ha garantizado la “existencia de una plena democracia racial (…) y, por ende, la ausencia de racismo”, en el país. En un interesante trabajo, titulado Aproximación ideológica sobre lo afrovenezolano en la historiografía venezolana, Meyby Ugueto-Ponce cuestiona los modelos teóricos, y llama la atención sobre la importancia de reescribir la historia desde una visión propia que despoje a los venezolanos y a las venezolanas de la marca colonial que, aún, persiste.

Parte de ese (re)escribir, de ese (re)pensarnos, es lo que ha llevado a crear, desde el Centro de Saberes Africanos, la Cátedra de Mujeres Negras y Afrodescendientes del Sur Global, la cual será coordinada por las profesoras y militantes del movimiento afrodescendiente, Beatriz Aiffil y Nirva Camacho. La creación de dicha cátedra anunciada el 25 de julio pasado, Día Internacional de la Mujer Afrolatinoamericana y Afrocaribeña, ha sido recibida con grandes salutaciones y expectativas por parte de investigadoras y luchadoras feministas de África, de América Latina y del Caribe.

La cátedra tratará temas de importancia y trascendencia relacionados con identidad, negritud y africanidad, interseccionalidad, en el sentido de multiplicidad de opresiones que se imbrican en un solo cuerpo. Nos referimos a opresiones de género (patriarcado), raza (racismo) y clase (capitalismo), entre otros referentes que no pueden ni deben evaluarse por separado. La cátedra también analizará políticas públicas sobre educación, economía, derechos individuales, sexuales, reproductivos y colectivos. Todos estos temas, así como las expresiones de resistencia e insistencia de los pueblos afrodescedientes, serán objeto de estudio y generación de conocimientos.

Desde esta columna, auguramos mucho éxito a ese espacio de investigación y formación pensado desde nuestra realidad; pero, en especial, desde un conocimiento situado de mujeres negras, afrodescendientes, afrolatinoamericanas y caribeñas. ¡Esa es la ciencia que, aquí y ahora, defendemos y apoyamos!

Nerliny Carucí y Guillermo Barreto