MenteTustra | ¡Oh mentira inventando verdad!

Zhandra Rodríguez

0

“La medida del hombre es del tamaño de lo que oculta”
André Malraux

Ahora más que nunca es grave, seria y urgente la necesidad de un mejor destino común -tanto global como local-, en el cual prevalezca la relación óntica con los fundamentos cosmológicos del nuevo paradigma de la ciencia, porque del viejo plagado de errores emergió El Derecho, los derechos humanos. Etcétera. La propia libertad de opinión, desde el fin de la segunda guerra mundial, es un tinglado de mentiras monopolizado por la mediática masiva global; detrás de cuya zanahoria-dólar corren todos los aburrados y para quienes la otredad no existe. ¡Vaya descarado cinismo, en eso se ha convertido su concepto de felicidad! Ni siquiera son individuos hombres o mujeres, al igual que su personalidad, han sido cosificados y tienen el mismo precio que su codiciada divisa, o sea: NADA.

En consecuencia de lo anterior, ahora resulta que la verdad es un invento de la mentira -como lo advirtió Nietzsche muchas veces. Luego ¿qué será del pudor, la vergüenza, la dignidad, el sentido del ridículo? Ciertamente vivimos en un manicomio a cielo abierto en donde hasta robar el oro de un Banco Central como el de Venezuela, y tan descaradamente, aparece como lícito para los amos del mundo -los nuevos jázaros sionistas, fundadores de Israel como Estado: los Rothschild. Con ellos cuán libre e independiente sea un país no vale de nada y ni la ONU pinta ante su poderío. Por
eso es que muchas personas siguen preguntándose ¿ser libre para qué y para cuándo? Y lo peor ¿quién soy yo, por qué soy si es que soy y si es que vivo? Tarde, en esta cuarentena-encierro, se dan cuenta que existir no es lo mismo que vivir.

De repente, aparece este escrito: “¿Cuántos años tardarás en ser tú mismo, si realmente trabajas duro? ¿Vas a tomar el resto de tu vida? La gente, la sociedad, el mundo, tú esposa, tus colegas, tu pareja e incluso tú mismo no pueden esperar tanto tiempo; aunque consciente de que podrías estar dispuesto a todo para encontrar el camino y averiguar después de un tiempo que no existe el camino… ¡No hay un camino! Por el momento el tiempo pasa y puedes descubrir una sola verdad: Estás demasiado viejo, incluso a la edad de veinticinco. A la llegada de esta conclusión es digno de recordar que has luchado en contra de tu propia sombra. Al saber esto, entonces puedes aspirar al derecho a nacer de nuevo. A parirte a ti mismo”.

Si existen los líderes y los héroes, es porque los imposibles no cuentan para ellos sino en la mente de los incapaces. En el líder héroe está muy arraigada la Voluntad de Poder detrás del deseo, del Deseo de Cambio de este mundo a otro en el que sea posible vivir sin la disyunción entre la realidad interior y la exterior; sin miedo a la libertad de ser y de asumir su sí mismo, y de hacer lo que le da la gana -no cualquier cosa. Esto no es imposible aunque por esos hombres y mujeres, cosificados y con precio cual mercancía que se vende al mejor postor, se defina la degeneración en la que ha caído la época actual.

¡No nos van a llevar al matadero como si fuéramos un rebaño! Sin embargo, habría que tener muy claro la necesaria destrucción total del viejo paradigma social que impera en el hegemón de occidente. Chávez tenía pasión por la visión cuántica de la gran naturaleza e intentó aplicarla en lo social y económico, incluso desde las escuelas bolivarianas para transformar los métodos de la enseñanza/aprendizaje, con interminables debates en mesas de trabajo que duraron varios años sin resultado y debido al arraigo a la vieja y obsoleta visión científica del mundo y la vida.

Zhandra Rodríguez