MenteTustra | Elecciones: ¿División y Abstención?

Zhandra Rodríguez

0

Dicen que el pueblo nunca se equivoca al votar por quienes regirán los destinos de su propia vida; sin embargo, es obvio el elevado grado de incertidumbre ante la locura colectiva del actual mundo unipolar. Pareciera que lo único certero es la pérdida del norte y de la propia brújula; que repercute en nuestro proceso político, económico, financiero, comercial y social a construir.

En medio de tantos ataques en contra de Venezuela, diabólicamente practicados por el hegemón unipolar, ya el divisionismo es un hecho y el fantasma de la abstención de 2015 reaparece en buena parte del imaginario colectivo debida a la angustia de suplir o no el día a día sus necesidades básicas elementales.

Y a viva voz en las calles o por las redes dicen o escriben sobre su decepción de las políticas económicas; y de la ausencia de justicia en la criminal especulación de precios diarios. Traducir esta situación vivencial de esa masa electoral sería como incurrir en un Reductio ad Absurdum en este corto espacio; por lo que lo más escueto sería el clamor común sobre la aplicación de las RRR de Chávez, antes de que sea demasiado tarde.

La abstención es lo contrario del movimiento que produce el cambio; un retroceso aniquilaría por completo el proyecto de país ideado por Chávez. Si bien la pérdida de la humildad conlleva a la soberbia, ceguera, sordera y consecuente vanidad, que hace creerse sabios a los gobernantes, nunca es tarde para hacerles ver tal desviación.

Como bien lo advirtió el comandante sandinista Tomás Borges, en la UCV, cuando en ese tiempo le preguntaron ¿por qué el sandinismo fue derrotado? Hoy día, también habría que cuidarse de los caballos de Troya con falsos perfiles de chavistas creados en las redes con el fin de sembrar confusión, discordias, división, generar una matriz de opinión en contra de nuestro país y el rrrégimen, etc.; esto obliga a revisar y depurar nuestros contactos en dichas redes sociales.

Entre la guerra económica interna, bloqueos, robos, especulación de precios, fake news, toda suerte de amenazas, encierro por pandemia covid-19, salarios insuficientes, servicios públicos con fallas, y pare usted de contar, hay que reflexionar en serio si retroceder no sería inexorablemente peor. Chivo que se devuelve se desnuca.

Hasta hoy, científicamente, no se ha encontrado el monopolo en la naturaleza; por cuanto el mundo unipolar solo existe en la mente de los locos con su demencial avaricia. Ahora están inventando el Reseteo para, supuestamente, salir de la crisis económica-financiera mundial. De repente al planeta Tierra se le ocurre entrar en su reseteo también; solo que muy pocos quedarán vivos para echar el cuento y del que otra humanidad se enterará unos 130.000 años más tarde.

Así las cosas sería pertinente tomar consciencia de que un mundo multipolar, multicéntrico y pluricultural es posible; puesto que los esfuerzos en ese sentido de Rusia, China y muchos países del lejano oriente ya trabajan en eso. La vieja Europa no tendrá más remedio que reconocerlo y plegarse pues su neoliberalismo unipolar salvaje ya no tiene con qué sustentarse; y considerando su modo y modas de vida, menos.

Por un tiempo indeterminado traer hijos al mundo habrá que pensarlo más de tres veces si será prudente; ya que nada volverá a ser igual después que se supere la actual pandemia y crisis económica-financiera. Habrá que repensar todo, incluso el Juramento Hipocrático y la Ética, que debería regir no sólo a médicos sino a las farmacéuticas también. Las leyes y la justicia, los Derechos Humanos, el concepto de Democracia, Soberanía, Libertad, Independencia. Repensar la ONU y organismos regionales. ¿O vamos a cambiar para seguir en lo mismo?

Zhandra Rodríguez