ASÍ DE SENCILLO | Hoy es un día especial

Maritza Cabello

0

Ese traje era para el día especial, pero ella se lo puso el día cualquiera, el día de nada, el día que le dio la gana.

Todos se reían al verla pasar, mientras comentaban entre ellos

-¡Está loca!

– ¡Qué ridícula!

Hace mucho tiempo que había decidido no escuchar lo que no le interesa, lo que la apartaba de su felicidad.

¿Cuándo vivir? ¿Por qué en una fecha? ¿Por qué un momento? ¿Por qué una cosa o una persona?

No hay nada que esperar, no hay porqué luchar.

Ella decidió vivir su presente. Entonces, disfrutaba abrir los ojos, saludar, comer lo poco o mucho, gourmet o no.

Ponía la mesa solo para ella, se daba serenatas, se regalaba flores, así no sufría si su amado no le traía.

También decidió darle espacio al luto, al dolor, a la rabia cuando surgía. Porque la vida viene siempre acompañada de la muerte.

Los dejaba pasar cuando llegaban, los vivía, después los despedía agradecida, no sin antes hacer un inventario emocional.

Estar bien consigo mismo es una decisión que se toma en silencio con compromiso y coherencia, sin imposición, sin violencia. Es hacia adentro. No hay nada que mostrar. Es un pacto íntimamente personal.

Si hace planes, son a corto plazo, porque todo cambia. Nadie es el mismo mañana.

La tierra cambia, nada permanece, todo está en movimiento.

Ella baila con la vida, sigue el ritmo vital. La vida es ahora. La vida es aquí.

Y, un día cualquiera, ella luce su traje especial.

Maritza Cabello