Autobloqueo

0

El bloqueo es un crimen, pero el autobloqueo es una aberración, cuya etapa superior es el autosuicidio (esto último es un hallazgo neuro-lingüístico de Carlos Andrés Pérez). La derecha venezolana se autobloqueó desde que vio caer del cielo a un comandante de paracaidistas. En su primera etapa, el autobloqueo es mental y los afectados ven una realidad paralela. La segunda fase es política y provoca desvaríos que los lleva a postrarse ante una reina (Irene) o a sacarle las garrapatas a un caballo pequeño burgués (Frijolito). La última etapa empicha las neuronas y al autobloqueado le da por autoproclamarse cualquier vaina: presidente, nudista, anacoreta. En este punto, no hay nada que hacer: el sujeto es irrecuperable. Déjenselo a Pompeo o al sociópata mayor.  

Earle Herrera