AHORA LOS PUEBLOS | Latinoamérica en disputa: Chile, pandemónium neoliberal (I)

Anabel Díaz Aché

0

La historia es nuestra y la hacen los pueblos
Salvador Allende
Último Mensaje Presidencial a la Nación
11/9/1973

Este 4 de septiembre se celebraron los 50 Años de la victoria electoral a la presidencia de la República de Chile, de Salvador Allende y la Unidad Popular. La “vía chilena al socialismo” se planteó alcanzar el poder político, a través de los medios democráticos; para construir un Estado socialista, al servicio de los intereses del pueblo.

Entre los puntos más importantes de su programa de gobierno, destacan: nacionalización del cobre y de áreas estratégicas de la economía, profundización de la reforma agraria, congelamiento de los precios, aumento de los salarios de los trabajadores y las trabajadoras. Durante el primer año de gobierno, se controló la inflación y el PIB creció un 8%. Esto garantizó el triunfo a la Unidad Popular en las elecciones municipales de abril de 1971; con un 49,73% de los votos.

La derecha inició una sucesión de acontecimientos dirigidos a generar ingobernabilidad. El Senado crea un conflicto con el Ejecutivo, por el veto presidencial a un proyecto de reforma constitucional dirigida a entrabar las nacionalizaciones. El Poder Judicial agudiza la inestabilidad institucional, ordenando la devolución a sus propietarios de varias empresas confiscadas. El asesinato político por un grupo extremista de un exministro impidió el acercamiento de la tendencia demócrata cristiana a las fuerzas progresistas. Además de boicot a la producción y desabastecimiento; aumento desmedido de la inflación y pérdida del poder adquisitivo; todo esto aunado a la abrupta caída del precio del cobre en el mercado internacional.

Mientras la prensa opositora llamaba abiertamente a la ruptura del hilo constitucional; se agudizaba la violencia política con las tomas irregulares de tierras y fábricas; surgieron grupos de extrema derecha que ejecutaban acciones de sabotaje y barricadas; partidos de oposición, transportistas y gremios profesionales se plegaron al Paro de octubre del 72. El Partido Comunista de Chile lanzó la campaña “No a la Guerra Civil”; y grandes contingentes se movilizaron en apoyo al Presidente Allende.

Después del éxito de la oposición en las elecciones parlamentarias de marzo del 73, el gobierno impulsó un sinnúmero de intentos de diálogo; que fracasaron frente a la derecha asesorada y apoyada económicamente por EEUU. En junio ocurrió “El Tanquetazo”; alzamiento militar controlado por el comandante en jefe de las FFAA, Carlos Prats. En julio, el edecán naval del Presidente fue asesinado por un grupo extremista y los transportistas iniciaron nuevamente un paro que agravó el desabastecimiento. El Presidente Allende llamó en agosto a la constitución cívico-militar del “Gabinete de Salvación Nacional”.

Para los primeros días de septiembre, se había fracturado la Unidad Popular, en torno a la propuesta presidencial de convocar a un Plebiscito Nacional, con la intención de superar la tensión con los militares. Ya el General Pratts, producto de las presiones, había renunciado a su cargo y asume en su lugar como Comandante en jefe del Ejército, Augusto Pinochet.

Durante la noche del 10 de septiembre, el Presidente Allende se encontraba reunido con sus ministros discutiendo la convocatoria al plebiscito. Cuando es trasmitida por radio, la primera proclama militar, que exigía la entrega inmediata de la presidencia a la Junta Militar de Gobierno. Fue seguida por un ultimátum para desalojar el Palacio Presidencial de La Moneda, o sería atacado por tierra y aire. Horas después el Presidente Allende pronunció su último mensaje a la Nación, a través de radio Magallanes.

Finalmente, el Palacio Presidencial de La Moneda fue atacado por los tanques, seguidos por las tanquetas y la infantería. El fuego fue respondido por los miembros del Grupo de Apoyo Presidencial. Poco antes de las 12 del mediodía, los cazabombarderos iniciaron el ataque con cohetes, provocando graves daños a la infraestructura. Al no lograr la rendición del pequeño grupo que acompañaba al Presidente Allende, prosiguieron el asalto con el uso de gases lacrimógenos y un grupo de soldados procedió a derribar la puerta.

En Latinoamérica, cada año recordamos el 11 de septiembre de 1973 como el «Holocausto de la utopía». Fue el inicio de una dictadura militar, que duró dieciseis años y medio de persecución, asesinato sistemático y burocráticamente organizado por el régimen pinochetista y sus colaboradores.

“Durante la dictadura de Pinochet, unas 3.200 personas murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos-desaparecidos, mientras otros 40 mil fueron encarcelados o torturados por causas políticas” [1]. Así quedó develado ante el mundo que la derecha y el capital no creen en la democracia, ni están dispuestos a respetar la voluntad de los pueblos.

Anabel Díaz Aché

Fuentes consultadas:
[1] Piper Shafir, Isabel (2019). La derecha chilena sigue reivindicando el golpe de 1973 contra Salvador Allende, CLACSO. Disponible en: https://www.clacso.org/la-derecha-chilena-sigue-reivindicando-el-golpe-de-1973-contra-salvador-allende/
Sepúlveda, Omar (2108). Los días del golpe militar contra Salvador Allende. Disponible en: http://www.cubadebate.cu/especiales/2018/09/11/los-dias-del-golpe-militar-contra-salvador-allende/#.X1h1UdJKjIU