Campeones de Venezuela | Israel Contreras consiguió vivir para contarlo

0

No conversábamos con el doble campeón mundial peso gallo (54 kilogramos) Israel Contreras Acosta desde hacía unos cuantos años. Quien escribe cursando el último semestre de Comunicación Social y él adiestrándose para disputar otro título mundial, esa vez el avalado por la Organización Mundial de Boxeo (OMB), año 1989, en el gimnasio cubierto (La Cachucha) de la Universidad Central de Venezuela, UCV.

Para esta ocasión la plática ocurrió hace algún tiempo en la sede de la Fundación Glorias Deportivas, seccional Caracas, en las instalaciones del Instituto Nacional de Deportes, ubicado en la parroquia La Vega. Debo aceptar que había cierto nerviosismo de mi parte porque en ese tiempo transcurrido el fajador nacido en Güiria, estado Sucre, había reconstruido su carrera deportiva, ganando dos veces el título mundial y sufrido un accidente sobre el cuadrilátero que casi le cuesta la vida. Por esto último es que no sabía que secuelas podía tener luego de sufrir un derrame cerebral y ser sometido a una inmediata operación (febrero de 1995).

Israel me saludó y nos estrechamos las manos. Fue una gran alegría ver que me reconoció inmediatamente (la última vez nos habíamos saludado, en aquella ocasión con manos enguantadas, año 1989, en el gimnasio ucevista, previo a una sesión de guanteo como parte de su preparación).

Presentaba buena técnica boxística, pero sobresalía por su potente golpe con el puño derecho.

Volver a vivir

“Después de una pelea muy dura con Johny Vásquez. Gané por nocaut en el noveno capítulo. Luego al bajar de ring comencé a sentirme mal y me dicen que me desmayé. No supe más de mí”, expresó en forma clara sobre esa confrontación que marcó su retiro como boxeador.

Contreras indicó que gracias a que tenía un dinerito ahorrado, a los médicos y a su esposa que viajó a Scottsdale (Arizona, Estados Unidos), donde tuvo lugar el combate del percance, pudo salir de ese trance.

“Gastamos casi todo lo ganado en mi carrera, incluido los dólares ganados en ese postrero combate. Pero lo importante es que me he recuperado. Aquí estoy junto a mi esposa, Elizabeth Figueroa, mis hijos, hijas y hasta nietos”, señaló.

Que satisfactorio es ver actualmente a un sonriente Israel Contreras, un verdadero guerrero del ring y la vida. Pues hay que recordar que dos peleas antes había cedido la segunda faja mundial, esa vez de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), ante el estadounidense Eddie Cook.

“Ese pleito ante Cook lo perdiste por nocaut y saliste con lesión en la mandíbula. ¿No te afectó los puños recibidos en esa refriega para el derramen cerebral que sufriste posteriormente?”

“La pelea contra Cook fue recia. Pero para la época yo jugaba beisbol también y en una ocasión en una barrida en el home me golpeé la cabeza. Después seguí boxeando. Le gané a Keith Martin en Ecuador, por nocaut. Todo parecía andar bien hasta el choque con Vásquez. Para mi son riesgos del boxeo y tal vez, en mi caso la mala pata de golpearme en ese partido de pelota”.

Trayectoria brillante

Sin duda los puntos culminantes de la trayectoria de Israel Contreras fueron sus títulos mundiales logrados. Pero como todo buen campeón, antes de los triunfos hubo de reponerse de los reveses.

Luego de una meritoria carrera en el campo aficionado con triunfos en representación de Venezuela en competencias como la Copa de Los Reyes realizada en Tailandia, en 1978, y el Cinturón de Oro de Rumanía 1979. Además de cuatro campeonatos nacionales, decide saltar al boxeo profesional, el 17 de julio de 1981.

“Cuando recibo mi primera oportunidad campeonil frente al tailandés Khaosai Galaxy (monarca peso supermosca de la AMB), estaba invicto (25 peleas). Fui a enfrentarlo con gran optimismo y buena preparación, pero era un campeón muy fuerte y perdí (nocaut en cinco asaltos)”, en pelea que tuvo lugar en Curazao en noviembre de 1986.

Por ser un profesional a carta cabal, el peleador criollo se mantuvo entrenando y ganando hasta conseguir otra oportunidad universal, esa vez en la entonces recién creada OMB ante el también retador italiano Mauricio Lupino (3 de febrero de 1989).

“Como siempre, no me confié ante el rival y tuve intensa preparación dirigida por los profesores Juan Rivas y Luis Barreto en el gimnasio de La Cachucha”.

En apenas 37 segundos Contreras se hizo campeón mundial gracias a su pegada demoledora al fulminar en el mismo primer round al itálico Lupino.

Hizo la primera defensa, también por la vía del cloroformo, ante el boricua Wilfredo Vásquez, en el inicio de la pelea. “Retengo la faja por segunda vez ante Ray Minus. Pero como no tenía mucha prestancia el título de la OMB decido renunciar y buscar otro chance titular. Enfrento al campeón de la AMB, el filipino Luisito Espinosa (KO en el quinto round). Soy campeón otra vez (1991) para seguir dándole triunfos al país”.

Lamentablemente los deseos de Contreras se truncaron en la primera defensa de este segundo período como campeón al ser derrotado por el gringo Eddie Cook (nocaut en el quinto tramo).

Epílogo y ruta deportiva

Contreras salió además de la derrota ante Cook con una lesión en la mandíbula: “Tuve la recuperación necesaria y comencé a entrenar para encausar mi carrera otra vez. Gané por nocaut a Keith Joseph Martin en Quito… y luego vino la noche triste que marcó el fin de mi carrera y casi acabó con mi vida. Aunque me retiré como triunfador (nocaut contra Johny Vásquez en Arizona, Estados Unidos, el 16 de febrero de 1995)”.

Luego de su mutis como atleta activo, Israel Contreras se mantiene ligado a la disciplina de su vida como entrenador en un gimnasio que lleva su nombre en Santa Teresa del Tuy, estado Miranda, sitio donde también reside.

“Aunque como siempre con pocos implementos deportivos. Así y todo mantenemos una matrícula de unos 50 atletas, todos jóvenes aspirantes a ser algún día campeones, olímpicos o profesionales” finalizó el dos veces rey mundial, Israel Contreras.

Anécdotas

Israel recuerda que cuando estuvo entrenando en el gimnasio de la UCV, pensó que no tendría sparrings exigentes: “Le comenté al profesor Juan Rivas que esos boxeadores eran puros estudiantes, pero me equivoqué porque me eligieron buenos oponentes en cada sesión de guantes. Recuerdo a Emilio Palacios, a uno que le decían sonrisas (José Escalona) y a ti, que ahora me estas entrevistando”.

Otra anécdota que refirió fue que: “En esa pelea última contra el estadounidense, de origen mexicano, Vásquez (Johny), también fue la despedida para él como boxeador activo. No volvió a pelear pese a que tenía buen récord (29 ganadas, 3 derrotas y un empate). Esa pelea nos marcó a los dos. Así de riesgoso y sorprendente es el mundo del boxeo”.

Biografía Mínima

Israel Contreras nació en Güiria, estado Sucre, el 27 de diciembre de 1960. Allá comenzó en el boxeo a los 10 años con el entrenador Edgar Colina. En el campo aficionado efectuó 60 combates, apenas cinco derrotas. Fue integrante de la selección nacional de boxeo. Campeón nacional cuatro veces, primero en el peso minimosca y otras dos en gallo.

Durante esta trayectoria fue guiado por el también entrenador Asunción Urbina. Ya en el campo profesional fue campeón mundial dos veces por las organizaciones OMB y AMB siempre en el peso gallo (54 kilogramos, 118 libras). Dejó hoja de servicio con 38 victorias, 27 por la vía del nocaut, tres derrotas, de ellas dos por KO, y un empate. Tiene cuatro hijos: Oscar Israel, Katherin, Maikol y Elizabeth Contreras.

Ciudad Ccs/José Cuevas