RETINA | A pesar de los propósitos

Freddy Fernández

0

Ya Raúl Roa, el Canciller cubano de la Dignidad, había dicho que la OEA era el ministerio de colonias del Gobierno de Estados Unidos, pero la verdad, así lo creo, nadie ha hecho tanto como Almagro por demostrar que la Organización de Estados Americanos es un vulgar instrumento de la Casa Blanca.

Entiendo que quien lea dude de la veracidad de la afirmación anterior y responda que los resultados no se corresponden con sus propósitos. Tiene razón quien así lo piense y, sin embargo, también entenderá que la conducta tan rastrera y arrastrada de Almagro ha eliminado cualquier matiz de disimulo sobre los propósitos y los mecanismos brutales de este invento gringo de dominación.

Las fuerzas democráticas de América Latina y el Caribe han denunciado a la OEA desde el mismo momento de su creación, contando con la participación de figuras como Rojas Pinilla, Batista, Duvalier, Pérez Jiménez, Somoza y otros cuantos sanguinarios dictadores, todos dignos representantes del “mundo libre” que decía defender Estados Unidos.

A pesar de las evidencias y de las fundamentadas denuncias, nunca se había podido hacer ver que era una organización dañada desde su nacimiento. Demostrar que su existencia representa un peligro permanente para los intereses de las naciones latinoamericanas y caribeñas, no se había logrado con tanta claridad como lo ha conseguido Almagro.

No se trata de algo que podamos agradecer, pero sí es un hecho que debemos reconocer en el libro de récords de criminales del continente.

Algo similar ocurre con Leopoldo López y su alter ego Guaidó. Si bien nosotros hemos denunciado de todas las formas el carácter antidemocrático, corrupto y antipatriótico del grupo que se había apropiado de la vocería de la oposición venezolana, nunca se había hecho tan indiscutiblemente evidente esta caracterización como durante este período de gobierno de fantasía.

Ningún gobierno real ha robado tanto, ha destruido tanto ni ha entregado tanto del país como lo ha hecho el gobierno virtual López-Guaidó. No existe en nuestra historia ninguna otra experiencia de un grupo político que odie tanto a los venezolanos como lo ha hecho este binomio de rogadores de sanciones.

Freddy Fernández | @filoyborde