FISIOENACCIÓN | El clavado debe practicarse con responsabilidad

0

Los saltos ornamentales, también llamados clavados, nacieron en la antigua Grecia donde se hacían concursos de saltos con figuras al mar, pero fue en Europa a finales del siglo XIX cuando la gimnasia influenció a esta disciplina con la utilización del trampolín para ser catalogado como deporte olímpico en 1904, solo para el género masculino, pues el debut femenino fue en Estocolmo en 1912.

Esta especialidad consiste en saltar desde un trampolín de 1 o 3 metros, o una plataforma de 10 metros, realizando figuras aéreas con una ejecución lo más perfecta posible. La proximidad del atleta al final del trampolín en el momento de ejecutar el salto, el impulso o despegue y la elevación forman parte de los factores a evaluar por jueces en una competencia.

También, los saltos sincronizados fueron presentados oficialmente durante la Copa del Mundo de 1995, y como prueba olímpica en los Juegos de Sydney-2000. Indudablemente es uno de los deportes más bellos que combina altas dosis de precisión y estética, aunque conlleva riesgos que se reducen con diferentes medidas de seguridad.

Las lesiones más frecuentes son contusiones por golpes contra el trampolín, clavados mal hechos, lesiones en la columna vertebral (lesiones medulares), golpes en la cabeza con el fondo de la piscina o en el caso de que los saltos sean en ríos o lagos, las piedras y troncos también son un gran peligro.

La gravedad de la lesión aumenta a medida que se intenta hacer piruetas o contorsiones mayores, a lo que también se suma la altura que tenga este lanzamiento; es decir, las lesiones más temidas son las sufridas en la columna vertebral, puntualmente la de la región cervical, porque pueden ocasionar daños irreversibles, incluso la muerte.

La columna vertebral tiene en su interior la médula espinal, que lleva el tejido nervioso desde el cerebro a todo el cuerpo, lo que permite el movimiento y la sensibilidad de las extremidades, por ello al sufrir una lesión de la columna se puede producir un daño neurológico que deja secuelas permanentes, por esta razón es necesario tener las condiciones físicas y de entrenamiento previo a realizar este deporte para el que se requiere la supervisión técnica de un preparador.

Ciudad Ccs/Ydalmis Bravo