ONU contratista

0

La ONU privatiza la defensa de los derechos humanos. En el caso de Venezuela  deja de lado a la alta comisionada y contrata los servicios de una llamada “comisión independiente”, integrada entre otros por un defensor de pinochetistas. Bachelet es convertida así en un jarrón chino, al que el secretario general no halla dónde ponerlo. Ya se había privatizado la guerra y la reconstrucción de los países destruidos por la guerra. Las contratistas amplían su mercado a los derechos humanos y desplazan a la alta comisionada y a las ONG que se dedicaban a este ramo del comercio internacional. Ya no se habla de defensores sino de “emprendedores en DDHH”. Los informes de las contratistas deben ser del gusto del cliente. Ley del mercado. Business is  business.

Earle Herrera