La representación proporcional aumentará la participación el 6D

0

> En esta metodología se implementa la participación y garantiza la proporcionalidad del proceso

Uno de los objetivos principales que convergen para la transparencia y la eficacia en cualquier evento electoral, en este caso las próximas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, es mostrar la forma como el principio de la representación proporcional, también llamado de la representación proporcional de las minorías, se incorpore a nuestro ordenamiento legal y constitucional para determinar la composición de los órganos deliberantes.

Como lo explica el aspirante a la Asamblea Nacional, Claudio Fermín: “En estos momentos en el país se escoge de manera nominal y por lista, pero al incorporarse la llamada representación proporcional de las minorías, considerado un método más democrático, serán elegidos posiblemente entre 60 y 70% de los diputados por la representación proporcional de las minorías y el 30 por ciento restante”.

Por su parte, el experto en derechos electorales, Manuel Rachadell Sánchez, hace ahínco en que ese principio llegó a convertirse en una norma fundamental en el funcionamiento del sistema político; la manera como se interpretó el principio para perfeccionar la proporcionalidad de la representación partidista, para concluir con las tendencias recientes hacia la progresiva pérdida de su importancia, sobre todo a partir de la vigencia de la Constitución de 1999, en la que, paradójicamente, se le consagra en forma reiterada, como nunca se había hecho antes.

¿Y cómo inició la representación proporcional de las minorías?

Manuel Rachadell acierta que este mecanismo electoral se instaura en Venezuela con un régimen democrático a raíz de la muerte del general Juan Vicente Gómez, por esa razón la representación proporcional se estableció en la Constitución de 1936 que correspondía a las Asambleas Legislativas designar a los senadores, mientras que los concejos municipales nombraban a los diputados en representación del respectivo estado. “El Presidente de la República era designado por ambas cámaras del Congreso, reunidas en sesión conjunta, por lo que la elección del primer mandatario nacional era de tercer grado. La elección de los integrantes de los concejos municipales y de las asambleas legislativas se hacía mediante el sistema mayoritario en circuitos uninominales. Este sistema era el que se había adoptado en la mayor parte de los países cuando surge la democracia en la época moderna, y el que se aplicaba en Inglaterra, en Estados Unidos y en Francia, cuando se inician nuestros procesos electorales”, explica Rachadell.

De cierta forma, el experto afirma que: “El gobierno de Medina Angarita también estaba consciente de lo inconveniente del sistema electoral imperante y, a pesar de que en la reforma constitucional de 1945 predominó la tendencia conservadora en cuanto a no consagrar el voto de los analfabetas y de no permitir la elección directa del Presidente de la República, el 20 de septiembre de 1945 le dio su aprobación a la Ley de Elecciones, en la que se estableció el voto directo para la elección de diputados al Congreso, el voto femenino para las elecciones municipales y el sistema de representación proporcional de las minorías. La misma se introdujo con mucha fuerza en nuestra legislación electoral a partir de 1946 y se ha impuesto hasta el presente como uno de los pilares fundamentales de nuestro sistema político. Este principio ha venido perdiendo efectividad en la conformación de los cuerpos deliberantes del sector público.

“Si se opta por definir la proporcionalidad como una característica que se tiene o no se tiene, hablaremos de sistema proporcional cuando, en caso de que una parte de los electores vote en bloque del mismo modo, obtienen como mínimo un número de representantes que difieren en menos de la unidad de la parte proporcional exacta que les correspondería, o si se opta por definir la proporcionalidad como un grado, hablaremos de sistemas electorales más o menos proporcionales. Para clasificarlos, existen diferentes índices de proporcionalidad”, acota Rachadell considerando importante las ventajas que facilitarían el acceso de los partidos minoritarios dando cabida a votos complejos.

Un método con miras a la participación y protagonismo electoral este 6 de diciembre
Las mesas de diálogo han servido de puerta para abocarse a propuestas que conserven la paz y la unidad entre ambas bancadas y trabajar rápidamente en la modificación de la Ley Electoral a fin de incorporar la representación proporcional de las minorías. Claudio Fermín, candidato a la Asamblea Nacional, hace énfasis en la importancia de implementar este método en los próximos comicios electorales. “Había una interpretación errónea de la Constitución que dice que los diputados serán escogidos con base en el 1,1% de la población, pero que también afirma que debe haber una representación proporcional, y la base del porcentaje se aplicaba para todo, para elegir diputados nominales como para los de lista, cuando debía hacerse solo para los nominales. Recordemos que en 1998 se eligió un Congreso y la Cámara de Diputados contaba con 207 diputados y había 68 senadores.

No es posible que ahora se estuvieran eligiendo a 167 diputados. La nueva manera de elección, con 48 diputados que se elegirán por cociente nacional de votos hará que el proceso sea congruente”.

Por su parte, entre los candidatos de la patria, Jorge Rodríguez acierta que en las mesas de diálogo se debatió la conformación del nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) y una hoja de ruta para su discusión entre la población y los factores políticos. Las garantías electorales también formaron parte de las discusiones de esta mesa, así como la propuesta de retomar la representación proporcional. Cabe destacar la necesidad de incluir el principio de la representación proporcional, para mantener la debida coherencia entre lo dispuesto en la Constitución y lo que ocurre en la realidad, aunado a unas elecciones limpias y transparentes dando garantía a la unidad y la consolidación del proceso electoral.

___________

Cronología

> En diciembre de 1957 se debían celebrar las elecciones conforme al texto constitucional de 1953, y en la Junta Patriótica se había discutido desde mediados del año anterior sobre la conveniencia de presentar entre todos los partidos una candidatura de unidad nacional para oponerla a las aspiraciones continuistas de Pérez Jiménez.
> El gobierno de Pérez Jiménez fue derrocado el 23 de enero de 1958 y en su lugar se instaló una Junta de Gobierno presidida por el entonces contralmirante Wolfgang Larrazábal Ugueto, el oficial más antiguo. La Junta sumió poderes de legislar, e incluso constituyentes, y en ejercicio de ellos promulgó un decreto contentivo de la Ley Electoral, en el que se modificó la forma de elección de los Senadores.
> En 1997 se incluye en la LOSYPP (Art. 21, apartes 2, 3, y 4), una compleja fórmula matemática para determinar si los votos de un partido habían sido o no necesarios para que otro partido eligiera un representante.
> En el año 2009 se terminó de desplazar definitivamente el andamiaje electoral que se había constituido en Venezuela desde la caída de la dictadura militar de Marcos Evangelista Pérez Jiménez, permitiendo un escrutinio plural y proporcional.

TEXTO JOSÉ ANTONIO VALERO / FOTO BERNARDO SUÁREZ