Jesús Sevillano: Venezuela ha salido para dar libertad y amor.

0

Médico. Cantante. Una de las voces del querido y recordado Quinteto Contrapunto. Excónsul de Venezuela en Tenerife y después en Puerto Rico.

—¿Después del Quinteto Contrapunto qué?

—El Quinteto Contrapunto es la obra genial de un ser extraordinario, margariteño, llamado Rafael Suárez Mujica, Fucho Suárez. Fucho vino de Italia después de haberse ganado una beca y creó El Quinteto Contrapunto. Y ha sido y es el ejemplo de lo que es la música no solamente en Venezuela, sino en todos aquellos países donde se busca que la música sea el reflejo de lo que es el hombre, en el caso de Contrapunto, es la mezcla de lo que viene de Europa de la parte blanca, lo que viene de África, que es la parte negra, y lo que viene de los indios, de los primeros moradores de latinoamérica, y así se fundó, se hizo Contrapunto. Lo hizo ese genio de la música que logró unir lo académico, con la metodología extraordinaria que se aprende en los colegios musicales, con lo que da el pueblo.

—¿Es cierto que el cantar tiene sentido, entendimiento y razón?

—Todo lo que es el canto, y todas las manifestaciones culturales como es la poesía, como es la música en este caso, como es la literatura, como es todo lo que significa arte y todo lo que significa prodigio, porque es la mente del hombre, hace que el cantar tenga sentido, entendimiento y razón… Sentido, porque eso es lo que nosotros necesitamos hacer, entendimiento porque es la forma a través de la cultura en que los hombres nos comunicamos mejor, y razón, porque mientras tengamos el poder de que todo lo que nosotros hagamos signifique lo que es el hombre en sí, así es como nosotros le damos al cantar sentido, entendimiento y razón.

—¿Dónde está la música venezolana?

—La música venezolana es parte extraordinaria de lo que es Latinoamérica, es lo que da la proeza de lo que dijimos antes, del cantar que tiene sentido, entendimiento y razón. La música venezolana muestra lo que es Latinoamérica.

Muestra lo que somos nosotros. Nosotros damos como hemos dado libertad, y todo lo que Venezuela ha podido dar para el mundo, así lo hacemos con la música.

—Después de su experiencia como cónsul en Tenerife y Puerto Rico, ¿cómo ve la política exterior del país?

—Te diré que Venezuela siempre ha dado ejemplo, afortunadamente, Venezuela ha logrado en estos consulados dar lo que siempre hemos dado, o sea libertad, amor, y esa pasión como hizo nuestro Libertador Simón Bolívar.

Venezuela siempre que ha salido es para dar libertad, también para dar buenos ejemplos, y esto se hace a través de lo que nosotros podemos concatenar y reunir en los pueblos en los cuales estamos como diplomáticos. El diplomático tiene que entenderse con la gente, decir dónde está y dar a entender que Venezuela, repito, así como dio libertad cuando salió, no es para atacar a nadie, es para dar cosas buenas, por eso la política exterior de nuestro país deberá defendernos constantemente, dar a entender que nosotros queremos dialogar, queremos tener buenas relaciones con todo el mundo, pero también tenemos que darle a entender a la gente que podemos defendernos a la hora que nos quieran atacar.

—Usted canta: El día que me casé con la mujer que quería, yo nunca me imaginé ni mucho menos me suponía, que mi suegra que era una fiera se viniera a vivir a casa, ¿Las suegras no escarmientan?

—Te voy a contar una cosa. Mi mamá se molestaba mucho cuando yo cantaba esta canción, sin embargo mi suegra se reía y gozaba mucho, y siempre era ella la que me pedía esta canción, porque las suegras, sencillamente, son grandes madres, y Venezuela y América Latina tiene madres para repartir por el mundo entero, esperando que todo lo que se haga no sea para mal sino para bien. Venezuela sigue siendo y seguirá siendo el ejemplo en el mundo de que cuando salimos es para dar libertad, para dar amor, para dar placer, y para la cantidad de madres que nosotros tenemos, repartirlas en el mundo entero para que den a conocer lo que somos los venezolanos.

___________

Retrato Hablado

“No podemos precisar cuál será el mundo del mañana, por lo tanto nuestra tarea debe ser capacitar al niño para que pueda disponer de los recursos necesarios para desenvolverse en cualquiera que sea su escenario vital”. Así decía la profesora Josefina Falcón de Ovalles. Siempre preocupada por la educación, la enseñanza, la palabra. Su libro: La enseñanza de la lectura en Venezuela: de la escuela nueva al constructivismo y análisis del texto, ha sido uno de los grandes aportes a la educación del venezolano. Formó parte de la Academia Venezolana de la Lengua, y en el Ministerio de Educación fue miembro de las comisiones para la elaboración de programas. Publicó también ¿Cómo es su gracia?, una amena investigación acerca del lenguaje, en dos tomos. También, en la Feria del Libro del año 2015, presentó su libro Fraseología del castellano en el discurso periodístico venezolano, publicado por la Agencia Venezolana de Noticias, en el año 2015. Allí, yo como presentador, debo decir que disfruté con su intervención. Su alegría, su talento, su amor por el lenguaje, la palabra, la literatura, están en sus libros. Nació en Barquisimeto, estado Lara, el 19 de marzo de 1918, y murió en Caracas el 23 de septiembre de 2020.

________________

El Viernes de Lira

 

Ciudad CCS / Roberto Malaver / Foto Jesús Sevillano