Parroquia Adentro | La Calle Negrín de Caracas (I)

0

Caracas es una ciudad con muchas curiosidades, nombres coloquiales en las esquinas, fantasmas y tesoros escondidos, pero también tiene personajes interesantes que formaron parte de la historia y que a posteriori le dieron nombre a una calle o zona de la ciudad. Uno de esos personajes fue Jesús María Negrín, quien siendo apenas un jovencito logró que la ciudad de Caracas lo honrara con una calle en su nombre. La calle Negrín es hoy la más famosa y más grande de Sabana Grande, su extensión va desde La Florida hasta el propio Boulevard.

En la segunda década del siglo pasado algunos veían a Negrín como un ser mitológico, otros como un brujo o empírico, algunos lo consagraron como un ilustre médico; es decir, se conjeturaban las leyendas más fantásticas y jocosas en torno a la vida y obra de este hombre.

Pero vayamos a la parroquia El Recreo a investigar el origen de todo este mito. Para finales del siglo XIX, entre los Dos Caminos y Petare, en un sector llamado La Cañada, vivían Jesús María y Rufino Negrín con su madre.

Una noche arribó a Caracas un profesor en botánica procedente de un instituto en Berlín, quien recorría el mundo buscando plantas específicas para sus estudios. Este académico, que había escuchado la diversidad vegetal del cerro el Ávila, ofreció una buena paga a quien le ayudara a cargar su equipaje en su empinado recorrido. Fue así como un joven llamado Jesús María Negrín se ofreció para acompañarlo, por lo que a la mañana siguiente ya estaban en marcha adentrándose en el cerro durante varios días. Cuando regresaron, Negrín estaba encantado, contando los detalles de la interesante excursión y lo que había aprendido; el profesor, por su parte, hacía elogios de la inteligencia del muchacho, pidiéndole a su madre permiso para que el joven siguiera como acompañante para el recorrido que tenía que hacer por toda Venezuela.

Así Jesús María Negrín se embarcó en la aventura que lo llevaría a conocer los Llanos, los Andes y Guayana, entre otras regiones; al mismo tiempo, aprovechaba para aprender los conocimientos en botánica del profesor.

Un día, en el estado Apure, producto de una desconocida enfermedad, el profesor alemán murió y Jesús María volvió a Caracas con la tristeza en el corazón de ver perdido a su maestro, su protector, y a su gran amigo, pero pleno de útiles conocimientos y una visión de futuro.

Julio González Chacín. Fundador †
Renny Rangel
Ricardo Rodríguez Boades
Gabriel Torrealba Sanoja
parroquiadentro@gmail.com