Llora por Argentina

0

La última vez que vi en persona a la ex presidenta Cristina Fernández fue en las exequias del comandante Hugo Chávez. Sentada en primera fila, al lado de los familiares del líder. Elegante. Rígida. Lejana. Triste. Una interminable cola de personas desfilaba frente al ataúd, a pocos metros de la viuda de otro grande, Néstor Kirchner. Estos recuerdos me asaltaron y se me revolvieron -¿se dice así?- cuando me enteré del voto argentino en la ONU al lado del lacayo Grupo de Lima, en contra de la patria de Bolívar y  Chávez. No pido a la vicepresidenta  que acompañe el ejemplo de la dignísima Alicia Castro. Su pueblo la necesita allí. Sé que también a ella se le han de estar revolviendo los recuerdos en esta hora, más aciaga para su patria que para la nuestra.

Earle Herrera