Alma llega vía on line para entretener

0

Desde el 7 hasta el 10 de octubre Venezuela vivirá una experiencia sorprendente mediante el proyecto audiovisual ALMA (Atacama Large Millimeter Array), una producción creada recientemente por Amaká Colectiva, la cual consiste en un seriado de ocho capítulos que combina cine, teatro, danza, poesía y filosofía para remover la conciencia de los espectadores.

La propuesta busca dar respuesta ante la necesidad de transformar las relaciones sociales en el contexto de la situación de incertidumbre de la sociedad y el individuo en la era contemporánea, atravesada por la pandemia y el confinamiento. El mismo será difundido por las plataformas digitales de @ccsfundarte @caracasteinvita @amaka_colectiva @agentelibredanza y @laplataforma.vzla en Instagram y Twitter.

Cabe destacar que en este material “se narra el viaje en espiral del sujeto contemporáneo a través de la incertidumbre y el encierro, simbolizados en diversas dimensiones: el yo y la soledad, la infinitud del universo, la obsesión por mirar y mirarse y, finalmente, la necesidad de los otros para reconocerse a sí mismos y reconstruir el porvenir”, tal como lo define su productora.

Este proyecto está también bajo la producción de El Horno Colectivo, con el apoyo de la Alcaldía de Caracas y Oz Producciones, dirigido por Marcela Lunar, fundadora de Amaká Colectiva, licenciada en Danza Contemporánea (Unearte), bailarina y actriz; Miguel Herrera, fotógrafo profesional y productor, encargado de la dirección audiovisual, y Giordana García Sojo, escritora, editora, docente, investigadora social y promotora cultural que estará al frente de la dramaturgia. Entre sus alianzas también están presentes la Compañía Nacional de Danza, Mentekupa, Lírica Digital y Antojitos y porros.

El talento está a cargo de Oswaldo Marchionda, Sain-Ma Rada, Luisana Mille, Brian Landaeta y Marcela Lunar, quienes interpretan distintos personajes, con música de Andrés Levell, El sagrado familión y Bolívar Caribano, diseño gráfico de Henry Rojas, Berna Rodríguez y Érika Larrazábal, maquillaje de David Morales y vestuario de Astromelias de Trapo.

La directora del audiovisual, Marcela Lunar, menciona a través de su red social en Instagram @marcelalunar que con este montaje “hablamos como un telescopio de doble mirilla, para verlo desde afuera y desde adentro. Nos conecta como humanidad, pues todos estamos en la misma situación y la idea es ver en qué punto estamos”. Puntualiza además que los capítulos fueron hechos en la icónica casa azul de San Agustín, donde se cumplió con las normas biosanitarias y se grabaron los capítulos en 18 horas de trabajo.

Durante cuatro meses estuvo el equipo trabajando en la concepción y realización, ya que inicialmente lo preparaban para presentarlo como “Una noche boca arriba”, para espacios nocturnos no convencionales. Asimismo, la actriz y directora acierta que fue un reto para ellos realizar este trabajo y buscan que de alguna manera los espectadores puedan visualizar lo que hoy en día padecemos socialmente. “La idea era salir a los espacios más de fiesta, de encuentro que teatros, tratando de comunicar temas sociales como la sexualidad, las relaciones o el feminismo”, finaliza la actriz.

Ciudad Ccs / José Antonio Valero