CONVIVIR PARA VIVIR | El docente es clave en el proceso de formación ante la pandemia

0
Mundaraín: Nuestro deber es brindar atención y educación de calidad. Foto Siboney del Rey

Conocer a nuestro entrevistado es palpar a un docente íntegro, comprometido y sensibilizado con los estudiantes. Se trata del profesor Francisco Mundaraín, oriundo de Carúpano, estado Sucre, egresado del Instituto Pedagógico de Caracas, mención Geografía y maestría en Historia, y de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez. Licenciado en Educación, mención Ciencias Sociales, con 19 años de trayectoria educativa. Es director de la Unidad Educativa Nacional José Ángel Álamo, ubicada en la parroquia Candelaria, e imparte las cátedras de GHC (Geografía, Historia y Ciudadanía), Ciencias de la Tierra y Formación para la Soberanía.

La educación en pandemia y desde los hogares

Al preguntarle sobre cómo ha sido la formación en línea, la atención estudiantil y de los representantes durante la pandemia, expone: “Ha sido importante el proceso de acompañamiento desde los hogares. Se impulsó las normas de protocolo en bioseguridad para educar al estudiante –junto a sus familiares–, empleando los recursos tecnológicos (al menos internet no llega como debería ser a todos los hogares).

Sin embargo, los esfuerzos del personal docente, de los representantes y de los mismos estudiantes han sido positivos. Estamos insertos en el plan nacional Cada Familia una Escuela (…) Hay que reconocer el gran esfuerzo de nuestros docentes. En tiempos de pandemia y confinamiento realizan una titánica labor. Trabajan con mística, sensibilidad y profesionalismo. Dan lo mejor por el todo”.
También se atiende y se brinda una atención individual y esmerada a los estudiantes con discapacidad o quienes presentan problemas de salud.

Aumento de la matrícula de la educación pública procedente de los privados

En este punto nuestro entrevistado argumenta: “La demanda de cupos en esta institución educativa es impresionante. No nos damos abasto por la infraestructura pequeña que tenemos. Nos llegan estudiantes de instituciones educativas privadas para formarse acá. Una de las razones de esos cambios se debe al costo de las inscripciones y las mensualidades en dólares –y con precios exorbitantes–. A una madre o un padre de familia se le dificulta pagarlas”.

Ausencia de los padres: factor negativo en la formación estudiantil

Sobre la experiencia que le ha marcado como educador, Mundaraín puntualiza: “Conozco de cerca la realidad de estudiantes, donde sus tíos o abuelos asumen su crianza, debido a que sus padres migraron al exterior. Esto deja un antecedente negativo en la formación de ese adolescente, pues cambia su comportamiento y no quiere estudiar. Realizamos el debido abordaje para que no se sientan solos y se activen en la formación. No es fácil para ese representante asumir su rol de mamá o papá, con el estudiante”.

Preparados para el nuevo año escolar

En este nuevo inicio a clases, la institución tiene una plantilla de 386 estudiantes, en 10 secciones (divididos en 2 turnos: mañana y tarde). Cuenta con un personal de 22 docentes, 12 administrativos y 14 obreros. Este plantel es referencia de la educación media en Caracas, debido a la atención y formación brindada a sus estudiantes. No se conocen casos de violencia, ni problemas de conducta. Afirma Mundaraín: “Vienen representantes de otras parroquias, al igual trabajadores que laboran cerca y procedentes de los Valles del Tuy, Altos Mirandinos, Guarenas-Guatire y La Guaira, a buscar cupo a sus hijos. ¡Imposible recibirlos y darles atención! Nuestro compromiso es dar una educación de calidad a nuestros estudiantes, en esta pandemia y en línea”.

Recientemente nuestro entrevistado dio la bienvenida a los estudiantes del 1er año –cumpliendo con las normas estrictas de bioseguridad–, a fin de que conocieran las instalaciones, al personal docente, administrativo y obrero. Brevemente, la estudiante María Alejandra Ortega Aguilar compartió sus impresiones: “Estoy emocionada de conocer mi liceo. Desde casa debemos cumplir las tareas que nos mandan, conocer las orientaciones y estar en comunicación vía on line. No podemos perder el ritmo”. Su madre, Maiyerth Aguilar, comenta: “Me gusta la organización de esta institución educativa. Lo importante es protegernos en casa, cumplir con el protocolo de seguridad y apoyar a nuestros hijos en su proceso de formación”.

El trabajo en equipo fortalece la unión

El profesor Mundaraín, junto a la profesora Nakary Rodríguez (responsable de Química), revelaron que respecto a asignaturas como Química, Física, Biología, Matemáticas o Dibujo Técnico –que ameritan clases presenciales–, plantean: “No es fácil ejecutarlas en línea cuando los estudiantes no están bien preparados. Los padres y representantes –quienes asumen su nuevo rol de educadores–, tienen que colaborar con sus hijos, buscar apoyo y documentarse mejor por internet. Estas circunstancias adversas nos han enseñado mucho y nos permiten activar en la educación en línea”. Por último, Rodríguez deja sus reflexiones: “Cuando la patria nos llama, hay que impulsar el apoyo a nuestros estudiantes. Hay que apostar por un futuro mejor y, sobre todo, avivar el trabajo en equipo. En la unión está la fuerza”.

SIBONEY DEL REY / CIUDAD CCS