LETRA DESATADA | Revolución cultural

Mercedes Chacín

0

Hace unos cien años, cuando se habló de la Revolución Cultural en China, la derecha se encargó de satanizarla. Eso fue bastante rápido y los resultados están a la vista. Y no podía ser de otra manera. Imponer la hegemonía cultural del capitalismo formaba parte de su sobrevivencia, pero también tenían claro que se trataba de no entregar el poder. Aún en estos tiempos, en la llamada era de la información, hablar de revolución cultural a mucha gente le da miedo y le da miedo porque no sabe de qué se trata. O lo que sabe es una versión tergiversada o falsa. El adversario, que muchas veces es enemigo y busca exterminarnos, sí lo sabe con precisión.

Cultura es todo lo que hace el ser humano, pero no todo lo que hace el ser humano es bueno. Sabemos por ejemplo que en nombre de Dios, que es un hecho cultural, se han cometido los más alevosos crímenes en el planeta. Muy pronto la cultura se convirtió en una industria y con sus productos nos colonizaron la mente, nos colonizaron nuestra historia, nos colonizaron el cuerpo y el alma.

Desde el sector que más conocemos en la Fundación para la Comunicación Popular CCS, desde la Alcaldía de Caracas (que es lo mismo que decir Ciudad CCS, Épale CCS y la Escuela de Comunicación Yanira Albornoz) estamos convencidas y convencidos de que la revolución es cultural o no será. La revolución cultural es abrazar lo nuestro. Y creer en lo nuestro. Es saber que somos hombres y mujeres de maíz y que la arepa es nuestra y que, aunque su vestido más famoso sea amarillo, no brilla como el sol.

Revolución cultural es celebrar nuestras fechas históricas con orgullo. Revolución cultural es desaprender y Revolución cultural es saber que somos caribes, que somos Guaicaipuro y que somos Apacuana. Revolución cultural es desmontar el sistema patriarcal con hombres y mujeres acompañándonos, caminando juntos en libertad. Revolución cultural es buscar el sincretismo, mezclarnos, pero no para desvirtuar lo que somos, sino para visibilizarnos. Revolución cultural es promover la convivencia en paz, es convivir para vivir, es entreayudarnos con la luz de las enseñanzas de Simón Rodríguez. Revolución cultural es abrazar y difundir el ideal bolivariano de integración, de antiimperialismo e igualdad. Revolución cultural es buscar la equidad, es tener derecho a la ciudad y a todos los espacios culturales y recreativos que en ella pernoctan. Revolución cultural es el derecho a la información oportuna y veraz en todos sus formatos (digitales, impresos, audiovisuales y radioeléctricos) y eso nos obliga a no abandonar ninguna trinchera (por ineficaz que a algunos nos parezca).

Revolución cultural es sistematizar nuestra identidad cultural, nuestra venezolanidad, nuestra gastronomía, nuestras raíces ancestrales, nuestra noción de familia, nuestro bolivarianismo, nuestro chavismo y nuestra lucha. Sigamos.

Mercedes Chacín