Tratado STAR III ruso-estadounidense continua sin renovarse

0

La Casa Blanca ha rechazado la propuesta del presidente de Rusia, Vladímir Putin, de prorrogar sin condiciones y por un año al menos el START III, como se conoce el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas ruso-estadounidense, firmado en 2010.

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, ha asegurado en un comunicado difundido por twitter que la propuesta de Putin de extender el acuerdo sin «congelar» las ojivas nucleares es «un mal comienzo».

Según O’Brien, Washington propuso a Moscú una extensión del START III por un año, a cambio de que ambas partes limitaran todas las ojivas nucleares durante ese período. «Esto habría sido una victoria para ambas partes, y creíamos que los rusos estaban dispuestos a aceptar esta propuesta cuando me reuní con mi homólogo en Ginebra», indicó.

El asesor de la Casa Blanca aseguró que EEUU «se toma en serio el control de armas que mantendrá seguro al mundo entero». «Esperamos que Rusia reevalúe su posición antes de que se produzca una costosa carrera armamentista», aseveró.

Tiempo para «negociaciones significativas»

Según Putin, una prorrogación del Tratado por un año permitiría llevar a cabo «negociaciones significativas sobre todos los parámetros» del control de armas con EEUU, al tiempo que se evitaría que los estados interesados en mantener la estabilidad estratégica se queden «sin un documento tan fundamental».

El mandatario ha advertido de la amenaza que supone dejar al mundo entero sin un tratado sobre armas estratégicas ofensivas. «Sería extremadamente triste si el acuerdo dejara de existir por completo y no fuera reemplazado por otro documento fundamental de este tipo», aseveró.

Asimismo, destacó que durante todos los años anteriores, el Tratado «funcionó adecuadamente, cumpliendo su papel fundamental» de limitar y controlar las armas nucleares, así como de frenar la carrera armamentista.

Ciudad CCS / RT