Sangre en el río

0

Los glóbulos rojos están a punto de teñir el río de escarlata y odio carmesí. Los opositores venezolanos de Weston, Doral, Madrid, Bogotá, Barranquilla, Caracas y Guasipati se están matando y no es  por el “interino” y Borges o Capriles y Falcón. Son otros los culpables de esa guerra  fratricida: Trump y  Biden. Al primero lo acusan de títere de Kim Jong-un y al segundo de comunista maoísta. Al que tiene bloqueada la Patria de Chávez lo tildan de chavista y al Biden de castrovietnamita. En Miami, los venezolanos no quieren ni verse. «El Arepazo» está de muerte. El himno híbrido de las hermanas Morillo los dividió más. Reclaman su himno gringo completo. En Wall Street temen que la pugna provoque otro crack como el de 1929. Oran para que la sangre escuálida no tiña al Potomac.

Earle Herrera