AfroUrbe | ¡Que le den, que le den Fuerza!

Mónica Mancera-Pérez

0

¿De qué manera conmemoras cada 12 de octubre?

12 de octubre, día de la Resistencia Indígena, que desde pequeños conmemoramos desde el trazo de líneas para dar cuenta de nuestro imaginario de ese antes y después de nuestra Abya Yala.

Ese trazo, por mencionar dos, esta semana justamente en la sección Voces, por un lado Freddy Fernández en su columna Retina, vislumbra en Antes de los españoles: “Sabemos que en estas tierras había ciudades más grandes y mejor planificadas que las ciudades de los invasores”. Sin contar sus creaciones en las matemáticas, la agudeza en el estudio del cielo, la inexistencia de monedas y la vida equilibrada con la naturaleza. Por el otro, el trazo de Anabel Díaz Aché que nos indica en su artículo 12 de octubre: 528 años resistiendo al racismo: “La violenta invasión europea que se inició del 12 de octubre de 1492, produjo en América el exterminio de más de 80 millones de personas”.

Ese ser y estar en naturaleza indígena, por un lado, la violenta colonización española, y la inserción dolorosa de la civilización africana, por el otro, se refleja en cada vivencia de nuestra venezolanidad, nuestra herencia.

En Venezuela, con especial atención en Yaracuy tierra indígena y cimarrona, tierra de la que maestros y maestras cronistas darán testimonio de lo que su servidora pudiera ofrecer sobre el culto aborigen de María Lionza; que cada 12 de octubre es un momento para conmemorar a la Reina, nuestra Reina venezolana y a todas sus cortes. Es un momento de acuerdo a las y los practicantes del espiritismo, cuyo legado francés consiste en que a través de reuniones entablamos comunicación con las y los ancestros, muertos, mediante un médium.

En la Caracas AfroUrbe también se extiende este encuentro por la diversidad de creencias, religiosidades que nos arropan tal como lo hace nuestra cordillera de la costa, Waraira Repano. Por tanto se hace honor a toda esas vivencias ancestrales en las que el tambor juega un papel fundamental invocando desde la fuerza la presencia de las cortes: Celestial, India, Libertadora, Africana, Malandra, Don Juanes, Chamarrera, Médica, Vikinga, Egipcia, Bruja, Infantil, Ánimas, Gitana.

El espiritismo entonces es una de las manifestaciones más arraigadas en ese proceso denominado resistencia por el sincretismo que se da entre etnias, a raíz de los desplazamientos, las migraciones, en consecuencia esa mixtura también se da en cómo abordamos nuestras religiosidades a partir de estos encuentros más allá de nuestros territorios.

Si a esto se le suma nuestro contexto hace que estas prácticas tengan un desplazamiento de aquello como ha sido tradicional en nuestros pueblos y que en las urbes da giros tras la exposición con otras miradas, otros modos de sentipensar el mundo. De allí, la ruptura de estas prácticas en las que cada cual presenta su verdad sin tomar en consideración la unificación de criterios entre nosotros y nosotras.

Esta situación conlleva a separaciones desde lo cultural para no tener fuerza espiritual. En este caso el espiritismo; respecto y de acuerdo a una conversa con el cultor Edgar Torres y Manuel Moreno este 12 de octubre: “La importancia del intercambio de saberes para retomar lo que de alguna manera heredamos, generar un punto común de acuerdo a las múltiples influencias para llegar a un punto de nuestra espiritualidad que estamos convencidos, por todo lo vivido, que nuestra relación es con la naturaleza, de llegar a un punto de conciliación: María Lionza es madre naturaleza. Invitar a un consenso, puntos de encuentros que sean común para todos y todas, la unión desde el amor”.

De la resistencia nos toca avanzar en la concreción de puntos de unión, de conciliar las fuerzas espirituales desde un centro que es nuestra venezolanidad, base fundamental que siempre hemos presentado y debemos mantener. ¡Que le den, que tenemos fuerza!

Mónica Mancera-Pérez | @mujer_tambor