Emilio Hernández: La criptomoneda viene… y viene recia

0

Ingeniero de Sistemas. Doctor en Computación. Profesor en la Universidad Simón Bolívar. Poeta. Director de @globoterror

— ¿Cómo rescatar el bolívar –la moneda–?

— Desde hace varios años, concretamente desde el 2012, cuando publiqué un artículo en El Correo del Orinoco titulado “Patrón oro negro”, vengo sugiriendo un mecanismo no convencional para estabilizar el bolívar. Se basaba, y se basa, en la creación de un instrumento llamado petro, que terminó creándose en el 2017 como criptomoneda, cuya función es ayudar a estabilizar el bolívar.

Para explicarlo de manera sencilla, se requieren dos condiciones. La primera es que el petro sea como un vale por una cantidad fija de materia prima, puede ser un barril de petróleo, un gramo de oro o una combinación de éstas u otras materias primas. Así como cuando en un abasto te dan un vale por un kilo de cebollas. El valor nominal es un kilo de cebollas. Si el bodeguero es responsable, te dará el kilo de cebollas cuando lleves el vale, aunque hayan pasado meses o años de habértelo entregado. Así debe ser el petro, un vale por una cantidad fija de materia prima que el Estado debe honrar aceptándolo como moneda de pago de las exportaciones, siempre a valor nominal.

La segunda condición es que se decrete un tipo de cambio fijo entre el bolívar y el petro, por decir algo, que el petro siempre valga 10 millones de bolívares y que los bancos del Estado lo cambien siempre a esa tasa, sin excusas de que no hay petros o bolívares. El petro sería como un billete de 10 millones de bolívares. De ese modo, le conferirá su fortaleza al bolívar.}

—¿Cuándo el petro comenzará a mover nuestra economía?

—Pienso que cuando ocurran las dos condiciones descritas arriba la economía comenzará a recuperarse de modo notorio. El petro actualmente tiene una definición neoliberal ortodoxa, su valor está determinado por la oferta y la demanda. Mientras el Estado acepte que los valores del petro y del bolívar sean los que determinan nuestros enemigos, no tendremos salvación monetaria.

—¿Solo la criptomoneda salva?

—La criptomoneda viene… y viene recia. Una ventaja de las criptomonedas es que ningún país puede bloquearlas simplemente dando una orden a los bancos o amenazándolos.

Tendría que amenazar también a los tenedores de criptomonedas. Pero aclaro que, en mi opinión, no es la naturaleza criptográfica del petro lo que salvará la economía, sino su naturaleza como vale por una determinada cantidad de materia prima. Mi propuesta original no era la de un petro criptográfico sino un petro bancario. Pero es mejor si es criptográfico. La naturaleza criptográfica puede ayudar en estos tiempos de bloqueo financiero.

—¿Cómo se compagina el humor con la economía?

—Hay mucho humor sobre los economistas, como por ejemplo eso de que un economista está los primeros meses del año haciendo predicciones y el resto del año explicando por qué esas predicciones no se cumplieron. O eso de que si creas una comisión de 10 economistas tendrás como resultado 11 opiniones distintas. Pero aparte de eso, no veo una relación muy estrecha. Los economistas son muy circunspectos, sobre todo a la hora de emitir alguna de las 11 opiniones. El buen humor se compagina con todo, puedes ser latonero, barbero o trapecista y tener un gran sentido del humor.

—¿Qué pasó con la página de Globoterror?

—Creé esa página en enero del 2008 y pronto tuve la ayuda de un grupo de voluntarios para la creación de su contenido. Durante 10 años la estuve financiando de mi bolsillo, me gastaba mi cupo de Cadivi para pagar el nombre del sitio web y el hospedaje, o sea, la página no me dio ganancias sino gastos. Cuando eliminaron los cupos y la situación se puso crítica para pagos en divisas, no pude seguir y tuve que cerrar la página. Traté de buscar apoyo del Estado, pero nuestros revolucionarios son gente muy seria. Las páginas de parodia política de la derecha, por el contrario, reciben ingentes cantidades de la burguesía. Ahora sólo tengo la cuenta Twitter.

______________

Retrato Hablado

 

“Aprendí con mi hijo de diez años / Que la poesía es el descubrimiento / De las cosas que nunca he visto”. Así escribió el destacado poeta y dramaturgo brasileño, Oswald de Andrade. Nació en Sao Paulo el 11 de enero de 1890, y desde muy temprano, en 1911, comenzó a ejercer el periodismo fundando una revista humorística y combativa, O Pirralho, y con ella se convirtió en uno de los periodistas más brillantes de ese momento. También viajó a Europa y conoció a Picasso y a Isadora Duncan. Volvía a Brasil y, siempre con ironía y sarcasmo, escribía notas en la prensa. En 1930, como hombre de izquierda, participó en las luchas obreras como redactor del periódico O Homem livre. También publicó dos libros, donde analizó la sociedad burguesa de Sao Paulo. Y fue fundador de la revista Antropofagia, publicación que promovió la creación de un movimiento radical. Después vino la edición del Manifiesto Antropofágico: “Sólo la Antropofagia nos une. Socialmente. Económicamente. Filosóficamente”. Y en 1924 publicó Memorias sentimentales de João Miramar, donde predomina el humor y la ironía. Murió el 22 de octubre de 1954, en Sao Paulo, Brasil.

______________

El Viernes de Lira 

Ciudad CCS / Roberto Malaver