Parroquia Adentro | El parque “Los Caobos” (I)

0

El hoy parque Los Caobos fue, en 1810, una hacienda de cacao administrada por ciudadanos franceses, años más tarde el general realista Gerardo Patrullo ocupó la plantación bajo el nombre de “Hacienda La Guía”, donde se supo que el general Pablo Morillo vivió temporalmente en 1819. Al fundarse la República, por orden del entonces presidente, José Antonio Páez, la hacienda fue cedida a los familiares del mártir de la Batalla de Carabobo, general Ambrosio Plaza, quienes pasaron a ser los propietarios.

Para 1865 la hacienda estaba en ruinas, vendiéndose los terrenos de la “Hacienda La Guía” y su otro extremo llamada “La Industria” por diez mil pesos a los hermanos Bernardino y José Antonio Mosquera, quienes la convierten en una gran hacienda de café denominada “La Guía-La Industria” o, como muchos la llamaron de hecho, “Hacienda Mosquera”. La necesidad de obtener sombra protectora para la plantación de café hizo que los nuevos dueños se encargaran de sembrar caobos traídos de Santo Domingo. Se sabe que la pasión de don José Antonio Mosquera eran los árboles, innovando sistemas de cultivo, aprovechando el agua de la quebrada Anauco.

En 1905 muere José Antonio Mosquera, quien fue enterrado en sus propios terrenos en un ataúd hecho a su solicitud, con madera de uno de sus caobos. Para el año 1924 el general Juan Vicente Gómez expropió la hacienda “La Guía-La Industria”, perteneciente a la sucesión de José Antonio Mosquera, por la cantidad de cuatrocientos mil bolívares, para ser transformada en un agradable parque público al cual llamó “Parque Sucre”, que fue inaugurado el 4 de diciembre del mismo año en el marco del centenario de la Batalla de Ayacucho.

En 1933 se construye la “Avenida Los Caobos” para el tránsito automotor a través del parque, pocos anos después, en el año 1937, el Concejo Municipal decide cambiarle el nombre a “Avenida Mosquera”, en recuerdo al fundador del parque, señor José Antonio Mosquera. Aún permanece en el recuerdo de los lugareños, quienes indican que las primeras lecciones para conducir vehículos fueron dictadas en el Parque de Los Caobos, esto originó el dicho popular “¡a manejar a Los Caobos!”, que se le decía a todo aquel inexperto o inexperta al volante.

En 1939, el efecto de haber creado una avenida dentro del parque, el uso de concreto, la no adecuación de las cloacas, entre otros, trajo la lamentable noticia de la mortandad de los caobos del parque. Como respuesta, fue designado el ambientalista Henri Pittier para la redacción de un informe con todas las recomendaciones necesarias para detener semejante tragedia natural.

Julio González Chacín. Fundador †
Renny Rangel
Ricardo Rodríguez Boades
Gabriel Torrealba Sanoja
parroquiadentro@gmail.com