El rey Pelé cumple hoy 80 años de vida

0

El brasileño es considerado por muchos el mejor futbolista de todos los tiempos y el deportista más influyente.

Edson Arantes Do Nascimento, conocido deportiva y mundialmente como el rey Pelé, arribó este viernes 23 de octubre a 80 años de vida.

La ocasión ha sido propicia para la expresión de innumerables mensajes de felicitación a través de las redes sociales y recopilatorios de sus grandes momentos en los distintos medios de comunicación.

 

Tres veces campeón del mundo, el brasileño es considerado por la mayoría de los especialistas como el mejor futbolista de todos los tiempos y, junto a Muhammad Alí, también ocupa la mayoría de las preferencias entre las figuras deportivas más populares e influyentes de la historia. Su carisma y simpatía le han servido para mantenerse vigente incluso después de su retiro, en 1977.

En el Mundial de Suecia 1958, con apenas 17 años, Pelé sorprendió a los amantes del fútbol al llevar a la selección brasileña a la conquista de su primer título.

Desde entonces no ha pasado un día en el que no se hable de él en algún rincón del planeta y nunca faltan las comparaciones con otros astros del balompié como Alfredo Di Stéfano, su compatriota Garrincha, Johan Cruyff, Franz Beckenbauer, Michel Platini, Zico, Diego Maradona, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi.

Nació el 23 de octubre de 1940 en la pequeña localidad de Tres Corazones, estado de Minas Gerais. Comenzó a jugar fútbol en las polvorientas calles de su barrio, hasta las que llegó Valdemar de Brito, un exjugador profesional, alertado por los rumores de que había un niño que jugaba mejor que Leonidas y Ademir, los goleadores de los Mundiales de 1938 y 1950, respectivamente.

Fue él quien lo llevó al equipo infantil del Club Atlético de Baurú y luego al Santos de São Paulo, en donde hizo una exitosa carrera.

Pelé no había cumplido 18 años cuando marcó dos espectaculares goles en la final de Suecia 1958. Fue la gran figura del triunfo 5-2, por encima de las otras estrellas del equipo, Garrincha y Vavá.

Estuvo en el plantel que logró el bicampeonato en Chile 1962, pero por una lesión solo pudo jugar los primeros dos partidos, ante México y Checoslovaquia. En 1966 sufrió los rigores de la ruda marca contra Bulgaria, Hungría y Portugal. Pelé no brilló en ese certamen y ello incidió de manera notable para que Brasil no superara la primera ronda.

Pero el «10» tuvo su revancha cuatro años después, en México, cuando la «canarinha» ganó su tercer mundial y se quedó para siempre con la Copa Jules Rimet.

En ese torneo, ya veterano, con 30 años y mucha experiencia, fue el líder indiscutible del que es considerado por muchos el mejor equipo en la historia de los mundiales, una verdadera constelación de estrellas conformada entre otros por Tostao, Jairzinho, Rivelino y Carlos Alberto. Con el número 10 en la espalda, ese que desde entonces llevan generalmente los más talentosos de cada plantel, se encargó de que la verdeamarilla no dejara dudas de su superioridad. Al punto que el triunfo 4-1 ante Italia en la final reflejó la inmensa capacidad de Pelé y compañía.

Aunque los éxitos con la selección lo hicieron famoso en todos los rincones del mundo, con el Santos, su equipo de siempre en el fútbol brasileño también brilló. Ganó dos Copas Libertadores de América y dos Intercontinentales, además de seis campeonatos de Brasil y dos decenas de títulos regionales.

Su última temporada como futbolista activo, la de 1977, la disputó a los 36 años con el Cosmos de Nueva York, de la Liga de Estados Unidos, siendo el primer futbolista de renombre en participar en la hasta entonces poco reconocida asociación.

Los estadígrafos coinciden en que anotó mil 284 goles en 1 mil 351 partidos, aunque muchos de esos fueron amistosos y de exhibición.

Pero aún después de su retiro, Pelé siguió siendo un ícono del deporte y un excelente recurso publicitario, comparable solamente con lo que han sido Michael Jordan y Tiger Woods para la industria. Firmó millonarios contratos con empresas multinacionales y fue, sin duda, uno de los primeros influenciadores en el ámbito del deporte.

Su popularidad llegó a un nivel tan elevado, que incluso fue capaz, junto a su equipo Santos, de propiciar por un rato el cese al fuego en el conflicto interno vivido por Nigeria en los años 60, producto de la llamada Guerra de Biafra.

El 26 de enero de 1969, el conjunto brasileño jugó en Lagos, capital nigeriana para ese entonces, que literalmente se paralizó para poder ver al gran ídolo mundial. Lagos era aún una zona segura, pero aquel acontecimiento fue tan grande que el Santos se comprometió a regresar, el 4 de febrero del mismo año, aunque esta vez lo haría a Benin, ciudad del oeste del país africano, que vivía día a día también los acosos de la guerrilla biafreña.

La guerra, literalmente, se paró para ver el partido entre el Santos y un combinado de Nigeria y Benin, llevándose a cabo un alto al fuego respetado por ambas partes.

Para este viernes, Pelé será objeto de innumerables homenajes y reconocimientos con mucha energía y buena salud, a pesar de algunos problemas en la cadera, y con el ánimo para continuar en el trono.

Ciudad CCS / Reinaldo J. Linares Acosta