China arremete contra Canadá por sus “provocaciones” militares

0

China rechaza las acciones “provocadoras” de Canadá en Taiwán y alerta que tales conductas hostiles enrarecen aún más los lazos bilaterales entre Pekín y Ottawa.

El Ministerio de Defensa de China reaccionó este jueves al paso no autorizado de un portamisiles canadiense a través del estrecho de Taiwán y el llamado de Ottawa a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), liderada por Estados Unidos, para monitorear las actividades de Pekín en el mar de la China Meridional.

El portavoz del Ministerio chino de Defensa, Wu Qian, urgió a Canadá a hacerse un análisis constructivo de sí mismo antes de pedir a la Alianza Atlántica que espíe a China.

De igual modo, consideró “un gesto hostil y provocador” las acciones militares de Ottawa y alertó que las acusaciones “irresponsables” e “infundadas” que lanza contra China son “altamente preocupantes” y “enrarecen aún más las relaciones bilaterales”.

Al respecto, Wu subrayó que China pide a Canadá cuidar sus declaraciones y movimientos por el bien de sus intereses comunes, la paz y la estabilidad de la región, y adoptar una “actitud responsable” ante las cuestiones internacionales.

Pekín denuncia tanto la presencia militar estadounidense en la zona como el apoyo militar y político de Washington y sus aliados a Taiwán.

Preocupada por violaciones al principio de “una sola China”, Pekín ha realizado, en las últimas semanas, numerosos ejercicios a lo largo de su costa y cerca de la isla en cuestión, lo que, conforme señalan muchos expertos, demuestra la determinación del gigante asiático para defender la soberanía nacional y su rechazo a la independencia de Taiwán.

China y Taiwán, una disputa de más de 60 años

Para entender la situación de China y Taiwán, hay que remontarse al inicio de la guerra entre el entonces gobernante Partido Nacionalista Chino o Kuomingtang (al que pertenecía Ma Ying-jeou, presidente de Taiwán hasta 2016) y el Partido Comunista, del actual presidente chino, Xi Jinping.

Habían pasado 15 años desde la abdicación del último emperador y luego de años de combates —interrumpidos durante una década por causa de la invasión japonesa de 1936— los comunistas, liderados por Mao Zedong, terminaron haciéndose con el control de la mayoría del territorio.

El conflicto terminó oficialmente en 1950, luego de más de 20 años de combates, pero, en cierto sentido, la guerra civil china todavía no ha terminado pues, tanto Pekín como Taipéi, se ven a sí mismos como los herederos del gobierno legítimo de China.

Ciudad CCS / HispanTv