FISIOENACCIÓN | Voleibol sobre arena fortalece cuerpo y mente

0

Desde los Juegos Olímpicos Atlanta 1996, el voleibol de playa ha constituido uno de los deportes más populares en países con costa y en otros donde la climatología ideal para la práctica de esta disciplina dura apenas tres meses. Debido a que es una variante del voleibol convencional este se juega sobre arena, generalmente en la playa, no obstante la locación no es un impedimento para su ejecución, ya que existen campos artificiales para el mismo.

Las diferencias con el voleibol tradicional, aparte de la superficie de juego y de que se practique al aire libre, es el número de componentes del equipo, pues se establecen equipos de dos jugadores, el campo es ligeramente más pequeño, y la red es más corta con los bordes superior e inferior más anchos. Los jugadores no tienen posiciones fijas, se juega descalzo y con traje de baño para adecuarse a la temperatura, los partidos se disputan a tres sets, gana el primero que vence dos y cada equipo puede pedir un tiempo de descanso de 30 segundos por set.

Al practicar esta especialidad deportiva tenemos varios beneficios a nuestro organismo, entre ellos: moldea y tonifica los músculos, aumento de la tasa metabólica, quema la grasa, mejora la coordinación ojo-mano, ayuda a construir agilidad, equilibrio, coordinación y velocidad, mejora la capacidad aeróbica y en lo psicológico mejora las relaciones interpersonales y aumenta la confianza.

En cuanto a la vulnerabilidad de sufrir lesiones tenemos que los miembros superiores son los más afectados debido a los movimientos repetitivos de impacto, fuera del rango articular normal, como por ejemplo los sufridos por la articulación del hombro y miembro superior en general, los miembros inferiores también sufren debido a que el terreno de juego es una superficie inestable (arena) y podrían surgir esguinces en todos sus grados.

Pese a que la medicina deportiva en cuanto al diagnóstico y tratamiento de lesiones ha evolucionado mucho en los últimos años, los atletas deben evitar el sobreentrenamiento, llevar buena nutrición e hidratación y respetar los protocolos de tratamiento por el personal médico/terapéutico para su total recuperación.

Ciudad Ccs / Ydalmis Bravo