Luis Arce apuesta por el reencuentro de los bolivianos en su discurso de toma de posesión

0

La población boliviana votó por la paz y la estabilidad, por la esperanza y la dignidad y el reencuentro entre todos los bolivianos, declaró el presidente electo del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce.

Desde su discurso en la toma de posesión efectuada este domingo, el presidente boliviano resaltó que «ese voto del 55,10% no es de Luis Arce o David Choquehuanca, ese voto es producto de la conciencia y organización de un pueblo que no quiere libertad para unos cuantos sino para todos».

En la Asamblea Legislativa Plurinacional reflexionó sobre el escenario político del pasado año, luego del golpe de Estado perpetrado contra el expresidente Evo Morales, «Bolivia fue escenario de una guerra sistemática contra el pueblo especialmente contra los más humildes», aseguró.

«Las tareas del gobierno de facto se impuso: pacificación del país y convocatoria inmediata a elecciones, no se cumplieron, todo lo contrario; se sembró muerte, miedo y discriminación, recrudeció el racismo y se usó la pandemia para prorrogar un gobierno ilegal e ilegítimo», dijo en su discurso el nuevo jefe de Estado.

Explicó que durante el gobierno de facto se mutiló la democracia boliviana, «se estigmatizó a los movimientos sociales, campesinos, indígenas y obreros, se nos llamó salvajes, terroristas, se humilló a las mujeres de pollera y se quemó nuestra wiphala, que es como quemarnos a nosotros mismos, quemar nuestras raíces», resaltó.

«Se quería una democracia para unos pocos, y levantan la bandera de la democracia cuando quieren y cuando no, recurren a la desestabilización, a la violencia, a golpes de Estado para hacerse del poder», señaló el Primer Mandatario, quien también lamentó que «algunos grupos quieren volver a la democracia excluyente, mutiladora de nuestra plurinacionalidad».

Aseguró que este 08 de noviembre de 2020, Bolivia inicia una nueva etapa en su historia, «y queremos hacerlo con un Gobierno que sea para todos y para todas, sin discriminación de ninguna naturaleza».

Recalcó que la nación tiene el gran desafío de reconstruir la economía, de generar crecimiento, disminuir las desigualdades económicas y sociales, «junto al pueblo lograremos una vez más superar las adversidades».

Para lograr la economía plural y diversa, hizo un llamado a la movilización y alianza entre los sectores público y privado y estar a la altura de las demandas de pueblo con unidad.

El Presidente hizo hincapié en que «somos una nación soberana, Gobierno nacido en las urnas y nuestra voluntad es la de trabajar en un mundo multipolar, en el que no exista la supremacía de ninguna potencia».

Dirigiéndose a los países y potencias del mundo, asevero que asumen «con fuerza hoy mas que nunca los principios de autodeterminación de los pueblos, la no intervención, el no alineamiento y la plena igualdad jurídica y política de todos los Estados sin ninguna forma de subordinación».

Resaltó que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) es la mejor vía para conquistar tan noble causa, e hizo referencia a la reunión de la organización en el año 2014, donde se realizó la resolución de Latinoamérica como territorio de paz.

Por último, planteó la recuperación de la Unasur como «espacio de integración y mecanismo de concentración política donde nos encontremos todos sin importar la tendencia política de los gobiernos».

Esta toma de posesión el presidente electo de Bolivia Luis Arce y el vicepresidente David Choquehuanca consagró, a través de una ceremonia, uno de los procesos democráticos más relevantes en la historia del país.

La investidura de estos líderes ganadores en los comicios del 18 de octubre con el 55,18 % de votos, revoca la injusticia de un año de gobierno de facto y reivindica la victoria en 2019 del Movimiento al Socialismo (MAS).

Como testigos de ese acontecimiento histórico están los jefes de Estado que asistirán a la ceremonia oficial, entre los cuales ya arribaron al país el presidente de Argentina, Alberto Fernández, y el Rey de España, Felipe VI, asi como el mandatario de Colombia, Iván Duque, y del expresidente de Panamá Martín Torrijos.

Entre otros invitados especiales se encuentran los cancilleres de Venezuela, Jorge Arreaza; y de Irán, Mohammad Yavad Zarif; y el senador de República Dominicana Antonio Taveras.

Ciudad CCS / AVN