Ignacio Barreto: La cultura solo puede ser popular.

0

Viceministro para la Cultura. Presidente de La Fundación Compañía Nacional de Música.

—¿Cómo será el homenaje musical que se le hará a Aquiles Nazoa en esta Feria del Libro?

—En su célebre Credo, Aquiles Nazoa le confiere a la música atributos sanadores del alma.

Su sensible curiosidad lo llevó a adentrarse en los senderos de la historia universal de la música llegando a escribir una serie de 12 volúmenes titulada La Historia de la música contada por un oyente. Por eso un homenaje a su vida y obra estaría incompleto si no resaltamos esa faceta melómana del poeta. En ese sentido, desde la Fundación Compañía Nacional de Música hemos preparado tres momentos dedicados a ello. Hemos tomado, en primer lugar, la obra compuesta por René Rojas en la década de los setenta inspirada en La Historia de un caballo que era bien bonito y, adaptándola a estos tiempos de cuidados extremos, en una versión para orquesta reducida con miembros de la Orquesta Filarmónica Nacional, logrando de esta manera, mantener las medidas de distanciamiento entre los ejecutantes. La obra incluye un narrador y, gracias a la tecnología, este papel lo podrá asumir el propio poeta. El segundo momento lo hemos denominado “Aquí les canta a Nazoa”. Un recorrido por parte del repertorio musical que Aquiles llegó a conformar con la colaboración de importantes músicos que formaban parte del grupo privilegiado de sus amistades. Para ello contaremos con la participación de extraordinarios intérpretes y una puesta en escena virtual complementada con textos, imágenes y testimonios. El tercer momento es “Aquiles Nazoa y el sortilegio de la música” un conversatorio con el maestro Juan Carlos Núñez, compositor que fue estrecho colaborador de su programa Las Cosas más sencillas y amigo del poeta y María Elena Bermúdez, investigadora y quizás la única integrante que aún vive de la Comisión Editorial de la Obra Completa de Aquiles Nazoa, un
proyecto de la Universidad Central de Venezuela.

—Desde Colombia están reclamando la autoría del joropo ¿Qué dice la Fundación Compañía Nacional de Música?

—Lo que se está impulsando desde Colombia es el posicionamiento del término Joropo Colombo-Venezolano y en segundo lugar, la elaboración de un expediente para postular en la Unesco a los torneos de joropo del Departamento del Meta (una especie de certámenes con premiación que se realizan durante las ferias de Villavicencio y otras localidades) como patrimonio de lahumanidad. Esto ha activado las alarmas de cultores e investigadores que han venido desarrollando un encendido debate en las redes sociales, preocupados ante lo que consideran una apropiación indebida de un bien patrimonial.

La Fundación Compañía Nacional de Música con el acompañamiento directo de nuestro Ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas Poljak, ha querido canalizar estas inquietudes en un espacio donde los cultores, investigadores y referentes comunitarios expresen sus puntos de vista en relación al tema. Estas jornadas divididas en
varias sesiones las hemos llamado “Venezuela vive el Joropo”, entendiendo como tal, no un género musical, sino una manifestación profundamente popular, comunitaria y campesina que se cultiva en gran parte del territorio nacional con una rica diversidad de variantes.

Una de ellas, en lo musical y coreográfico, es el joropo llanero, y a su vez, hay una versión comercial de este joropo llanero, la desarrollada durante los años sesenta por el arpista Juan Vicente Torrealba. Ésta es la que llega a cruzar frontera gracias a la radiodifusión, popularizándose en Colombia apenas desde hace 60 años. Los torneos que empezaron a organizarse en ese país fueron transformando a la manifestación en un producto adaptado a la lógica de la industria del entretenimiento. Los esfuerzos por legitimar este producto a través de una declaratoria patrimonial obedecería más a una estrategia de mercadeo. Esas son parte de las conclusiones que se han expresado a lo largo de las sesiones que, a su vez
formarán parte del expediente que en los próximos años elevará Venezuela para declarar la manifestación de “La Fiesta del Joropo” (o de los joropos, diría yo) como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

—Nuestro gran artista Rafael Briceño, siempre, cuando tenía oportunidad, decía “La cultura nos hará un pueblo grande” ¿Será verdad?

—Quiero suponer que el maestro Briceño lo decía en el sentido Martiano de “Ser cultos para ser libres” y no puedo pensar en pueblos más grandes que los pueblos que logran su libertad en todo sentido. Ahora bien habría que precisar la definición de cultura que manejaba el gran actor. Hay un concepto reduccionista y profundamente clasista que se ha ido imponiendo desde finales del siglo XVIII y que ha sido impuesto por la burguesía, la clase dominante como estrategia de poder. De acuerdo a ese concepto, la cultura es la capacidad de disfrutar de las bellas artes y de dominar normas de comportamiento y áreas de conocimiento sólo accesibles a esa clase social que la ejerce como un privilegio.

Yo personalmente prefiero entender la cultura como la define nuestra ley orgánica en esa materia y que reza: “La cultura es la manera de concebir e interpretar el mundo, las formas de relacionarse los seres humanos entre sí, con el medio creado y con la naturaleza, el sistema de valores, y los modos de producción simbólica y material de una comunidad.” Un concepto que nos integra y nos da a cada miembro de esta humanidad el don de la cultura reconociéndonos a todos como portadores y receptores de cultura. En ese sentido pienso que lo que puede hacer grandes a los pueblos es la conciencia, la posibilidad de reconocernos en nuestra riqueza cultural, de darle su justo valor a esos elementos que nos definen como pueblos, sin subestimación ni menosprecio, libres de categorizaciones clasistas que ponderan una alta cultura por encima de algo que peyorativamente llaman cultura popular, ignorando que la cultura sólo puede ser popular por definición.

—Nuestra música se volvió puro corazón. Corazón llanero, salsero y más ¿la música es puro corazón?

—Los Corazones a los que te refieres fueron creados en un momento coyuntural bastante particular. Vivíamos tiempos de violencia exacerbada, generada como parte de un libreto de la oposición desesperada en su afán desquiciado derecuperar el poder político del país por la vía de la fuerza.

Guarimbas, sabotajes, manifestaciones y marchas planificadas para fabricar víctimas fatales que justificaran una intervención extranjera. Corazón Llanero se concibió como un espectáculo multitudinario que recorrió el país para propiciar espacios donde el pueblo se reencontraba con la paz y con el entendimiento. Es pues una plataforma del entretenimiento y no creo que aspire a ser algo más que eso.

Son empresas que han desarrollado una maquinaria, que incluye un teatro, un canal de televisión y hasta un local con ofertas gastronómicas y musicales que garantizan su auto
sustentabilidad. Son pues, cada Corazón, una alternativa, tal vez con algo más de criterio social, a los medios del entretenimiento tradicionales, por lo que no creo que sea necesario iniciar un debate sobre su papel dentro de las políticas culturales del Estado venezolano.

Por otro lado y contestando tu pregunta yo citaría el verso más conocido de uno de nuestros tantos polos orientales “El cantar tiene sentido, entendimiento y razón” en otras palabras, la música es un ejercicio intelectual de seres particularmente sensibles cuyo discurso es capaz –Aquiles dixit– de liberar a las dulces Eurídices del infierno de nuestras almas.

—¿Cómo podemos aprovechar al máximo la Feria del Libro?

—Estando atentos a su programación que traerá magníficas opciones en el terreno virtual y también en el presencial.

____________

Retrato Hablado 

“Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde /–como todos los jóvenes, yo vine / a llevarme la vida por delante.” Así dice, No volveré a ser joven, uno de los poemas más recordados del poeta español Jaime Gil de Biedma: Quiso pertenecer al partido comunista español pero no lo aceptaron por burgués. Está considerado uno de los más talentosos poetas del siglo XX de España. Su poesía está cargada de juventud y amor. De vida y tiempo. Algunos llaman a su poesía “poesía de la experiencia”, el mismo Jaime Gil de Biedma la llamaba poesía “de la vivencia”, y era exactamente eso lo que escribía. Su vida. Sus recuerdos. Y después, como para contradecirse, decía, que “lo que pasa en un poema jamás le ha pasado a uno”. Entre sus libros de poemas están: Poemas póstumos y Las personas del verbo. Su libro, Retrato del artista en 1956, fue publicado después de su muerte, por su propia decisión. El libro está compuesto en tres partes: Las islas de Circe. Informe sobre la administración general de Filipinas, y De regreso a Ítaca. La biblioteca del Instituto Cervantes de Alejandría, lleva su nombre. Nació el 13 de noviembre de 1929, en Barcelona, España. Y murió el 8 de enero de 1990, en su misma Barcelona.

___________

El Viernes de Lira